Sueños que son historias: Nepal.

No debí poner lo de "Creo en la ciencia" en mi móvil.
No debí poner ayer (debajo de la anécdota) lo de "yo no creo en el karma".
Y sigo sin entender porque mi cobaya me despertó justamente cuando soñaba esto:


Viajaba a Nepal. 
Estaba en un monasterio budista...en el Tíbet. Supongo que era allí... Y era el año 194... 195... mil novecientos y algo. Y poco. Era el pasado.
Y allí estaba cierta persona que yo sigo por conferencias. Sólo que era estudiante.Y más gente. Era un monasterio de monjes con sus ropas naranjas y rojas. El color de la piedra, la luz, los sonidos... como siempre, todo bastante realista.
La dinámica diaria era esta: meditación, enseñanza, meditación, más enseñanzas, más meditación.
Todos los días. Todo el tiempo que estuve allí.


Había mucha gente de la que hoy hay a mi alrededor.... pero allí. Me acuerdo de ver a la Venerable Damchó de lejos, y era más joven (es una monja que da conferencias y cursos). Estaba sentada en un sitio de piedra con otras ... dos o tres estudiantes, creo que eran dos. Ya llevaba hábito, pero era más joven, y se reían. Las tres se reían. Como si hubieran dicho algo cómplice. Me alegré de que lo pasaran bien porque luego ella sería importante (como profesora).
No me acerqué a hablar con ellas. Sí que hablé con gente con la que compartía "clase".
- ¡Pues yo vengo del futuro! -les dije en una ocasión.
Tenía una vaga idea de que era una viajera pero .... desde luego de otra época. Alguien me preguntó, "¿y de qué año vienes?" Y contesté: De... 19...75... ¡de más allá de 1975!.
Y pensé para mis adentros: "¿1975? ¿Por qué les digo ese año y no otro? Ah, ya, porque se van a asustar..."
- ¿De más allá de 1975? ¡Eso es imposible!

(¿de qué año vienes?) me preguntó mi pensamiento.

Ahí noté algo raro. Porque durante unos segundos no lo sabía. Y luego sí me contesté mentalmente: "de más allá del 2000".
"2015... 2019 ¡Pero bueno, ¿de qué año vengo?! Pero si casi es..."
2020

¡Caramba, casi del 2.020! ¿Cómo puedo venir de tan lejos? ¿Cómo ha podido pasar tanto tiempo?

Quitando este pequeño detalle de viajera espacio-temporal, el sueño era muy realista. De hecho, en una de las enseñanzas me encontré con otro turista. Estaba claro que allí había mucha gente de fuera que había ido a aprender. Sólo que este turista era un cura cristiano. Hablamos un poco. Y me preguntó:

- ¿Y tú qué haces aquí si eres cristiana?
Y yo contesté:
- ¡Es el mismo mensaje! ¿No te has dado cuenta?
- No, no es el mismo mensaje -afirmó el cura-. No tiene nada que ver.
- Sí lo es. Mira cuando Jesucristo dice: "despertad", mira cuando dice todo lo del prójimo. ¿Tú no crees que son distintas vías para llegar a lo mismo?
- No. Te equivocas.
- ¡No me equivoco! De verdad que no. Dice las mismas cosas...¿Y qué haces tú aquí si eres un cura cristiano?
- Estudiar. Estudio las religiones del mundo.
- Ah... ya, bueno, pues yo sí creo que es lo mismo. Es lo mismo todo. Y tiene algo especial....

Pasados unos cuantos días, decidí marcharme.
Decidí dejar el monasterio.
Y cuando me iba, un joven monje, me preguntó:

- ¿Dónde vas?

(¡pillada! jajajajaj!)

Yo me di la vuelta y le dije:

- Me voy.
- ¿No querías aprender? - me preguntó.
- Sí, claro que quiero -contesté- pero es que... esto es todos los días: meditar, enseñanza (discurso del lama), meditar, enseñanza, meditar, enseñanza... todos los días. Todo el tiempo.
- Sí.
Me rasqué la mejilla.
- Ya... bueno, es que...todo el tiempo.
- Sí.

jajajaj!

¿¿¿Por qué tengo estos sueños?¿????

Mi cobaya me despertó armando un escándalo que no es normal a esas horas. La tuve que cambiar al cuarto más alejado de la casa.
Quedaban un par de horas para el amanecer.
Me volví a dormir y soñé con Fitur (Feria del turismo) y con una obra de teatro en Fitur.

¡Y se acabó!

Extraño momento "karma"

Fijaos en esto que me ha pasado, que es casualidad... ¡¡Es una casualidad como un piano jajajajaj !!
Me dirijo a una tienda y me encuentro un mendigo. Le doy los buenos días y una parte de mi mente dice "dale algo", la otra contesta "¿para qué? ¿Es que lo vas a arreglar? ¿Y si es peor?"
Acto seguido noto malestar y eso desata una fenomenal bronca en mi cerebro. Que si eres mala persona, que si no, que si ya esta bien, que si Bla Bla bla. Pero en medio de esa bronca jajajaja! Un momento de brillantez que me ha dado la meditación hizo que pasara esto: respiré hondo y me dije  "vamos a ver, ¿qué le deseo yo a ese mendigo? Felicidad. Entonces ¿soy mala persona? No."
Seguí andando y me olvidé del asunto.
Pero al salir me paré al verlo de nuevo.
"Le voy a dar algo" me dije "que no va a arreglar su situación y no es un dinero importante. Se lo voy a dar como símbolo. Porque le deseo felicidad y bienestar"

Cómo siempre, lo agradece y sonreímos.

Llegó a casa. Me cambió de ropa. Voy a salir pero el abrigo que suelo llevar no me vale para el vestido. Casualmente vi otro abrigo olvidado. Dejo uno, cojo otro, meto la mano en el bolsillo. Cuando la saco veo con estupor que hay un billete de diez euros.

Jajajjajaj!!!!

Edito para añadir :de todos modos yo no creo en el karma porque me parece una creencia peligrosa. No creo que seamos culpables de las cosas malas que nos pasan. 🌟😁 Sólo lo he contado como casualidad...

Nadie me cuenta sus secretos.

...hay muchos secretos.
Dijo ayer el Muso.
Le estuve dando vuelta a las 8 de la tarde. "Secretos", secretos....


A las nueve eso era insoportablemente intrigante.
Al amanecer me recordé a mi misma que mejor centrarme en mí que no morir de envidia...
A las cuatro de la tarde, mi jefa me llamó entretenida.

Y yo contesté:

- Si vosotros me contárais vuestras historias, también escribiría una novela... de vuestras vidas, ¿o no es así?

Mi jefa contestó:

- No te voy a contar mis secretos...

jajaja!
Otra vez, ¡secretos!

Sueños que son historias: la Bicicleta.

El sueño comienza en un lugar cerca de una valla y hay un accidente de avión.
Creo que se le estropeó uno de los motores, estaba con más amigos y lo que ocurrió fue una especie de aterrizaje de emergencia, pero yo no iba en el avión. Lo vi desde tierra.
Luego la noticia salía en los telediarios pero me fui en bicicleta... 
Entré en una tienda, alguien me recomendó un comic, y lo compré. Luego seguí dando un paseo en bicicleta por un lugar que conozco y entraba en las distintas tiendas a curiosear.

Mi bicicleta tenía una especie de joya atada donde la rueda y el manillar se unen. No era una...joya de valor común. Es decir, no era un diamante, ni un rubí, ni nada... en realidad es una cadena con una joya que tengo en casa en la palma de la mano de una figura chiquitita de un Buda. Últimamente, esa joya está por todas partes. No sé lo que piensa mi cabeza que es, pero desde luego, no vale ni tres céntimos.

Entré en algunas tiendas, hacía un día precioso. Antes de entrar en una, un chico se quedó mirando mi bicicleta y trató de quitármela pero le espanté: ¡eh! ¡largo! Y salió corriendo. "Búscate tu propia bicicleta!" pensé. Entré en la tienda. 


Y vi muchos libros y comics. 
"¿Qué estoy buscando?" pensé, "Ah, sí..." El dependiente me preguntó y yo le dije:
- Me han recomendado un cómic... que se llama Tokyo.
Tenían el comic y además pensé que me lo había recomendado el Muso.Y estuve a punto de llevármelo pero el de la tienda tenía uno tomo de dos. Es decir, no era un solo libro. Y como yo ya tenía un tomo o bien yo buscaba la obra en un solo libro, al final lo dejé. Al salir, alguien me propuso:

- ¿Por qué no eliges algo para un museo?

¿? Me di la vuelta. ¿Cómo para un museo? ¿para enseñar? 

- Sí, para un museo.

No recuerdo a este interlocutor, sólo recuerdo la pregunta. Y pensé: bueno, vale, para un museo. Pues... a ver.... entré de nuevo en la tienda. Mi bicicleta seguía apoyada en la puerta. A ver, para un museo... ¿qué me llevaría yo?

Elegí alguna foto, o algo pequeño. Y al salir... lo metí en una caja negra que sólo tenía un lado de cristal.

"Ya está"

Lo puse en el suelo. La caja era muy pequeña. Yo no veía nada.

- No se ve -me dijo la voz.

- Ya. Espera, ya lo tengo -le di la vuelta a la caja, ahora la parte de cristal quedaba mirando hacia mí.

Me seguía pareciendo muy cutre.

"Oye" le dije a mi interlocutor "¿tengo que meterlo en una caja?"

Me desperté.
La bicicleta era muy chula. 

Correcciones del escritor... o escritora.

Esta fase se hace sin música.

Consiste en leer el libro como si no lo hubieras escrito.

Y corriges.

"Cambia temible por terrible..."
¿por qué?
La pregunta la hace mi mente, pero sin palabras. Contestó:
"Porque temible es potencial y terrible es algo que ya es... cuando temes, es subjetivo del protagonista, pero cuando algo ya es terrible, entonces es que se trata de una realidad. Que la soledad del espacio es temible significa que él o ella la temen (o tú), mientras que si es terrible, es algo que ya es. Si usas temible posicionas al protagonista"
La cosa sin palabras coincide. En este tipo de libros, defino el escenario pero el lector elige lo que siente.

"Busca la regla del sino/si,no..."

"Quita la exclamación de este diálogo. Va en el siguiente..."

"Quita gran suerte, la suerte es suerte sin más..."
La cosa sin palabras contesta que por quién la he tomado, esos errores son míos...me da la risa. Tiene razón, por algún motivo extraño la parte del cerebro con la que he escrito el párrafo es mía, y no de esa otra cosa.

Esta fase de corregir, es divertida. Pero no siempre. En la novela del Muso no me resulta fácil porque no veo a los protas. Ahí están "asilvestráos"...

Me acabo de acordar de ese momento en el que jajaja! yo le decía a esa parte de mi cabeza: "¡no te va a entender! Si no te entendería ni yo porque esa palabra está mal, y mal usada, ¿cómo te va a entender él? ¡Tendré que entenderte primero yo....!" y va y me devuelve una pregunta usando lo que sea que usé yo en el mismo sentido. Se cargó el lenguaje en ese instante. Eso no es justo. Vaya momento de contacto tan increíble. Y de estupor.

Visto así: construimos la realidad con las palabras.

Pues son poderosas, sí...jajajaj!

Es lo que tiene...

Tengo la voz de Freddy Mercury metida en la cabeza en el momento en que toca el piano y dice "show must go on...". Así no se puede trabajar. Además, esa canción no estaba en la película. Entre eso, el vídeo del dichoso planeta de agua de Interestellar, con sus olas y su música de reloj...
Y me ha llegado la noticia de que acabo de ganar el taller del Espacio con un relato que saldrá en otro recopilatorio... y Freddy sigue cantando en mi cabeza.

Es la energía de todas esas cosas. ¿Por qué escribes? Es imposible no escribir cuando alguien ha hecho algo así. Como no escribir si oyes ese tono de voz en otro artista. O ese diálogo maravilloso en ese otro libro...  si puedes hacer lo que hace el autor de Tuareg con ese final que te dan ganas de arrojar el libro por una ventana.

He ganado ese taller literario porque Kafka escribió un cuento de un reo. Ni más, ni menos. Y porque David Bowie escribió Space Oditty. Lo tuve en las manos y sentí esa cosa de ahí está. Ahí, justo ahí. Y escribes y la gente te vota. ¿Por qué? Por lo mismo que tiene la voz de Freddy Mercury.

Es todo lo mismo, pero en diferentes formatos. Alguno pensará que me he vuelto loca. Por eso yo no uso lectores cero. Cuando algo está, está. Preséntalo, puede gustar o no gustar. Pero nadie tiene que decirte cuando un libro está listo, porque lo sabes

Y todo es un reflejo de lo demás. Me encanta ser escritora!! ¡Se puede estar loca y se acepta, jajaja!

Salu2!!!! 

Bohemiman Rhapsody - Película



 No conocía nada de Queen, o eso pensaba...

La verdad es que cuando era pequeña, en el colegio, a mis amigas les dio por elegir una canción para bailar y fue la de We will rock you... pero si no recuerdo mal, una semana antes de la actuación me rompí la muñeca y me la perdí. 

Luego, muchísimos años después, fui a ver el musical de Queen y me gustó muchísimo. Y salí del teatro igual. Pensé: "¿Por qué te gusta un musical de Queen sino te gusta Queen?" "Ah, debe de ser porque es teatro. Y el teatro de por sí ya tiene algo especial". 

Cada vez que este señor salía en televisión y/o sonaba alguna canción suya, yo pensaba: "ya está otra vez éste con esos gritos...¿cómo puede tener tanto éxito?". "¿Por qué se viste de chica?" 

Luego, por pura casualidad, echaban un día en la tele un reportaje sobre él y me quedé a verlo también muy interesada. "Una vez que escribo mis canciones puedes hacer con ellas lo que quieras...", decía un compañero de grupo. Que a él le daba igual. Que así era él, eran de usar y tirar...y pensé "cómo le entiendo". No,... no tengo nada que ver con un rockero heavy. O lo que sea que sea Queen. Sólo digo que su vida me interesó. Pero... cuando miras algo que se supone que no te gusta y sin embargo, no lo quitas, hace que te plantees cosas.

Así que pregunte. Oye, ¿este hombre cómo era?. "Fiesta, fiesta, fiesta". Fue la respuesta que me dieron.

- Ya pero... y además de eso, ¿cómo era?

Por casualidad, pues no estaba previsto, ayer fuimos a ver la película.

Ni le reconocí cuando salió en pantalla. "¿¿¿Ese es...el cantante????" Pero... pero... ¿y esos dientes? ¿y ese pelo? Y ese... entonces se puso a cantar y allá fue. 

Mirad qué voz. No me quedó más remedio que buscar los vídeos en casa. "Tiene un don" pensé, viendo la película (sí, ya sé que no era él, pero está bien hecha). En casa al poner los vídeos... era lo mismo. 

Olvidaos de la historia del film, muchas cosas no son verdad. Aunque es una historia muy chula. Y él te da mucha pena. Lo único realmente importante, yo creo, es ver cómo se movía y ese momento en el que alcanzaba con su voz esa "cosa" que tiene tanto que ver con el arte. Es como mirar un cuadro. Hay algo ahí, que es del autor, y a la vez es de todo el mundo. Y para hacer eso, tienes que ser muy "tú", jajajaj!! Y creo que el cantante de este grupo sabía serlo. "Muy él" jajajaj!. No sé, menuda voz.

Saludos!!!  


 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises