¡¡Pero si hay zombies en Juego de Tronos!!

¡¡¡¡Pero buenoooooo!!!!

Cuando no podía ponerse mejor la serie (¡oh, que escena con Tyrion herido diciéndole a la chica "¿te vas a ir?" y ella dice: "Tienes una memoria malísima..." y entonces se abrazan y el enano llora!!!!... oh, por favor, que le den el premio al mejor personaje, que le entreguen la corona del rey, el oro, todo... que le den todo a Tyrion Lanister... lo adoro!!!, me cae fenomenal... diciéndole ella "vete de aquí, son todos unos mentirosos" y él diciendo: "es que me gusta ser más listo que ellos" y se echa a llorar y... ¡¡¡Best personaje ever!!!!)... y cuando no podía ponerse mejor... resulta que va de zombies.


¡La película va de zombies!

¡Zombies blancos hacia El Muro!

Ya está. Aborrezco la de 1899, la de Los Anillos de Poder... os contaría cosas inadecuadas de esas series... pero esta es genial.

Esta serie y el personaje de Faramir de El Señor de los Anillos SON MARAVIVIVIVIVIVILLOSAS!!!

Tropecientas tramas en juego y va y pone los Zombies yendo hacia el muro. Allá van las tramas, los héroes, los villanos, los juegos, las casas... los Lanister... ¡jajaja! ¡Quién es el autor de esto!

¡Esta gente sabe!

Saludos!!!! 

Mi Juego de Tronos particular.


 Mi día ha tenido banda sonora: https://www.youtube.com/watch?v=IziTXakfgaU

Ponedla de fondo si queréis.

Estaba trabajando y ha venido un compañero:

-Hola Nelly, ¿qué escuchas? Te he pasado una cosa para que me la autorices. ¿Qué escuchas? Te estoy mirando con ojos dulces, ¿qué escuchas?

-Escucho música instrumental (para concentra...)

-¿Es este grupo? ¿Es este? ¿Nelly, es este grupo? eh?

(Nelly antes de Juego de Tronos: "No puedo hacer su gestión y hablar a la vez, se va a enfadar. Pero es que no puedo. A ver, venga, haz la gestión y..."

Nelly tras Juego de Tronos: (¿Qué quiere él?)

-¿Escuchas esto, Nell? A mí me gusta esto, a mí... ¡no me estas mirando, Nelly!

(Nada, que no hay manera de revisar el expediente)

(¿Qué quiere?)

(Él es XX y quiere que le revises la ficha cuanto antes. Le importa un comino lo que estás escuchando. Cree que por hablar contigo le prestarás atención antes)

-¿Qué es tu música? ¿Es este grupo, dices? Porque el grupo a mí...

-Ya tienes la autorización.

Se gira, deja de hablar, deja la frase en el aire y se olvida de todo porque ya tiene lo que quería.

(Yo mentalmente: ¡JAJAJAJJAJAJAJAJAJA!)

¡¡¡Qué fuerte!!!

Se ha ido con la mitad de la frase en la boca. 

(¿Y tú qué quieres?) me pregunta mi yo-interior. (Esto es Juego de Tronos, ¿quién eres y qué quieres?)

(Yo no quiero nada) me contesto.

(Es Juego de Tronos, todos quieren cosas. No es posible no querer)

(Ajá... bueno... no sé, "quiero que el compañero no se enfade", digo a bote pronto)

De todas las respuestas ridículas, esta es la más absurda. Es como si dices: quiero que el peluquero no se enfade conmigo. Quiero que el panadero no esté molesto porque es lunes.

Me quedo unos segundos sorprendida de mi propia respuesta. "Quiero que el compañero no se enfade". 

De pronto veo la empresa como un "Juego de Tronos". Ya había notado que se parece, pero no tanto.

-Nelly... -otro compañero se inclina hacia mí-, mira bla bla bla...

(Cotilleo palaciego)

-¡jajajajajja! (me río mentalmente de la ocurrencia de mi cabeza. Antes me habría puesto nerviosa)

¡¡Es verdad!! ¡Es el Consejo de la Corte! ¡Igual que los que rodean a La Mano del Rey! 

Y me doy cuenta: (No me interesa.)

(¿Por qué lo hace?)

(Se aburre. Mira su lenguaje no verbal.)

Ah.

La de cosas que he aprendido hoy.

Al no darle yo pie, sigo con mi música y luego veo como dos se juntan y cotilleo palaciego (crítica).

Y un poco más tarde, pienso en el compañero al que admiro y encaja* (nota al final de la entrada).

"Es un Juego de Tronos" -me digo.

Vamos más allá. Vamos a poner a prueba el nuevo enfoque. 

(¿Quién es ella?)

Es otra Supervisora.

(¿Qué quiere ella en este Juego de Tronos?)

Le mando un mensaje:

-¡Mira! 

Ella se alegra. Le he mandado un informe con una noticia buena. Acto seguido pido una cosa. Normalmente, a esa cosa dicen "no", o hay reticiencias. Esta vez:

-Sí, claro, Nelly, cuando quieras.

(¡jajajajajajajaj!)

Así que es eso. ¿Quién eres y qué quieres?

No "de verdad". Es un Juego de Tronos. Ahora entiendo por qué... el compañero al que yo admiro y que ahora estoy tan enfadada pues... es como en la Corte. Es uno más. Tiene su posición y sus estrategias. Es la Corte, es un Juego. Es trabajo. Son fuerzas enfrentadas.

"Entiendo".

Son papeles. A XX le importa un comino la música que yo escuche porque él es (Soldado/o caballero/ o aspirante a rey/o bandolero) en función de su papel, quiere unas cosas u otras. No significa que él sea así "fuera" de la oficina. Es el papel que tiene. 

Y viene a pedir.

Visto de este modo, incluso es divertido.

😉😛 Así que YO soy Danaerys de la Eficiencia Telefónica, Dadora de Descansos en la Tormenta y Solucionadora de Problemas... ¡jajaja!

¡Y ojo que tengo Dragones! 

Aunque cuando salgo por la puerta me convierto en Nelly, la escritora y Alcaldesa de la Ciudad Imaginada.


cuando digo encaja*: es estratega. 

Juego de Tronos

 


Bueno, voy por la mitad de la temporada dos (dragones chiquititos, metidos en una caja aún)

Y voy a hacer una crítica porque, como ya sabéis, soñé con la pluma de Lyana Stark y... es todo muy raro. (Vamos, que tuve un sueño rarísimo del 13 de enero y vi algo que luego vi en la serie... que casualmente saqué de la biblioteca cuando estaban a punto de cerrar. Por supuesto, no sabía nada de la pluma. Pero cuando la vi en el televisor di un bote en el sofá!!!)

Por si os lo estáis preguntando, no, todavía no ha salido Lyana, ni la han nombrado más allá de la escena de la estatua (en el primer capítulo). No obstante, a mí me gusta jugar a las adivinanzas así que... ¡vamos a ello! Importante: puedo estar equivocada del todo.

Lo primero: el opening. Ese Sol y la música del inicio, me chifla. Tanto me chifla el sol que he tratado de analizar por qué lo ponen. Y veo un ciervo, un dragón...las estaciones... Pero no hago más que pensar que están en un mundo que orbita de forma excéntrica a su estrella. Aparte de los juegos de poder, claro, y como un emblema sucede a otro.

¿Cómo si no veranos de tiempo indeterminado (años) e inviernos que pueden ser de cien años o de cinco? Es decir, su planeta, por fuerza, tiene que tener una órbita interesante.

El otro día vi ese experimento de la gravedad que se hace con dos esferas (espacio curvo) y todavía sigo alucinada. Claro que, el hecho de que la velocidad constante se perciba como quietud es igualmente sorprendente. La ciencia, es lo que tiene. Que parece magia. Y está abierta a todo. 

Así que, ¿dónde transcurre juego de tronos? Me encanta ese Sol del inicio. Seguro que el Sol lo sabe.

La música, igual, un acierto.

Y empezó la serie.

Jamie Lanister: me cae fatal. El Casting maravilloso. Está muy bien elegido, todos lo hacen muy bien. Representa todo lo que aborrezco. De ser humano en la Tierra se dedicaría a la publicidad, o sería broker financiero, o banquero, tendría un BMW, iría siempre bien vestido, sería rico y creería que todo eso puede impresionar a alguien (estatus). Es demasiado "guapo", demasiado "seguro" y demasiado "ambicioso". Me cae mal. Es superficial. 

La Reina: me aburre. Armas de mujer, cotilleos de mujer, estrategias de poder basadas en el cotilleo y los secretos. Me aburre muchísimo.

El rey Joffrey: de los pocos personajes de la serie verdaderamente enfermos. Es un sádico. Actual genial pero este personaje carece de ciertas cualidades humanamente habituales y necesarias. Disfruta causando dolor. No es capaz de sentir o ver a los demás como seres que sienten. Los ve como juguetes a los que torturar. No lo hace por poder, no lo hace por objetivos... Lo hace porque no tiene emociones. Así que ciertas escenas son previsibles.

El ngomo: pues fíjate qué curioso, nada más salir a escena, lo primero que hace es cruzarle la cara a Joffrey de un bofetón. Alguien le dice: "¡eh, que es tu rey!" y él contesta: Sólo estoy educando a mi sobrino. Aquel gesto de inicio me llevó a pensar en: no le importan las burocracias, este es un hombre normal*. Diréis, ¿en qué sentido, Nelly? ¡Porque es un enano! Resulta que es de mis favoritos. Veréis, ocurre mucho que... tu tienes que ir del punto A, al punto B. Y la gente empieza: "Que vaya otro...", "que me duele un pie...", "uy, que voy hasta C y pido a J que haga...". Tyronn Lanister cruza la sala, llega a B y se marcha. Es como, ¡por fin! 

Sé lo que parece al principio, sé que sale diciendo: "no voy a molestarme en apariencias, historias, intrigas y todo lo demás... si habéis oído algo malo de mí, es totalmente cierto. De hecho, soy peor". Y de peor no tiene nada. Es más, por mucho que vaya de mujeriego y su rol inicial sea de "soy el más vicioso de todos", a mí me genera compasión. Parte de una desventaja y juega con ello. Es un luchador. Y el hecho de que en la Corte le amenacen (Odio la Corte!!!!) y él responda: "Vuelve a hacerlo y te enteras..." siendo un hombre muy bajito de apariencia débil, me encantó. 

Es muy inteligente y tiene voluntad. Y tiene valores. Le encierran en la torre, le arrastran por el suelo, es humillado, es acusado y cuando regresa a palacio dice:

-Vaya, vaya, he visto esto, he visto lo otro... cuantas aventuras.

(¡jajajajajaj!)

¿Le habéis oído quejarse alguna vez?

Me encanta. Y es el único que da bofetadas a Joffrey. Todos: "es que es rey..." "es que... tengo un mensaje que atender y..." "es que yo miro para otro lado..."...

Eso sí, voy por la temporada dos. No sé ni cómo acabará ni nada.

La Corte: por favor, por favor, por favor, que un dragón arrase con semejante nido de... sapos. De hecho, son peor que los sapos. Odio la corte. La odio. Odio el trono, y todo ese estúpido juego de poder. Es una metáfora maravillosa de lo que mueve a la gente. Qué barbaridad. No hay un solo personaje no empujado por algo. Como enseñanza para crear personajes y entender otras Cortes actuales está muy bien. Es cierto. Reconozco que la serie me ha ayudado a hacer cosas y ver cosas. Pero cuando le pregunté a mi "yo interior", quién o cómo sería yo en esa historia, al respuesta fue:

(Un dragón)

¿¿Ein??

Y mi yo interior añadió que (ya lo entenderás)

Un dragón.

No sé yo...

La madre de Dragones. Daenerys Targarian: lo siento, desde el inicio me recuerda a Pocahontas. Y no sé por qué (tribal, salvaje, sincera). Hay una cosa que admiro de ella y es como su poder nace de su propia visión de sí misma. Es decir, parada ante las puertas de "Quarth" o "Karth" o como se llame esa ciudad, dice: "Si nos dejáis aquí moriremos de hambre". Cierto. Y cuando los otros le niegan el acceso a no ser que muestre los dragones... ella no lo hace y contesta: "Si no nos tratáis debidamente cuando crezcan arrasaré la ciudad con ellos". Respuesta del interlocutor: ¿Cómo? Tú misma has dicho que dos días más sin agua aquí y morís todos... (no usa esas palabras, pero algo así dice) y ella responde: "Yo soy... Danaerys de la Tormenta, yo soy..."

Fijaos en ella durante la serie. No tiene poder. La primera y segunda temporada al inicio es una princesa. Una flecha, un enemigo del marido, el hambre, la sed, el calor, un caballo que se cae, todo... todo puede matarla. Y cada vez que se enfrenta a eso dice: "Yo soy..."

En el mundo real, por mucho Yo Soy que digas... creo que la flecha, el hambre, el calor y la sed te matarían. Sus interlocutores no son tontos, la salva la bondad de los demás.

Y el respeto o algo que yo no sé muy bien qué es. ¿La suerte?

Tiene dragones. Y es una de las dos tramas paralelas y diferentes de esta historia. La otra trama, por si lo queréis saber, es Jhon Nieve.

Jhon Nieve

Algo hay en Jhon Nieve que no ha sido revelado. Cuando miro a Jhon Nieve me pregunto qué hace en la historia. Todo son "juegos de tronos" menos Nieve y Danaerys. Fijaos bien, son dos tramas ajenas y paralelas. Como escritora os digo... ¿convergen? ¿Cuándo? ¿Por qué y cómo?

La verdadera pregunta es qué oculta Jhon Nieve.

NO a posta. Pero miradle. Es un personaje completo. Solo. No tiene ningún afán más allá de sí mismo (sobrevivir, el Muro, el Norte) Podrías hacer una historia de Jhon Nieve paralela y nadie en la Corte sufriría por ello.

¿Entonces por qué está ahí?

Jhon Nieve es la clave de la trama. Os lo digo yo... construyo historias y algo no ha sido revelado todavía.

Creo que la trama de Jhon y la trama de la chica de los dragones va a converger en la Corte.

Los Stark. Los norteños. Me recuerdan tanto a la gente del norte de España que me caen bien. (Me refiero, a que en mi país mi familia es del norte) Así que cada vez que hablan del norte, yo pienso en mi casa. Si bien, qué curioso, yo vivo En la Corte ¡jajajajajaj!

Entiendo a Stark padre y acaba como se temía en el capítulo uno. Él no quiere el poder. Pero al que admiro es a su hijo mayor. Me refiero a que envidio su forma de madurar. Me gusta mucho ese personaje, mucho, porque pasa de niño a adulto. Me gusta cómo crece, el valor de tomar una posición y rol en el mundo. En este caso, la guerra.

Por último, en la temporada dos hay escenas innecesarias para mi gusto y en las violentas cierro los ojos. Me vale con el "nivel" de la temporada 1. Si se pasan un poco más (y por lo que me dijo un amigo) dejará de gustarme la serie. Yo no necesito el nivel de crudeza de American Gods para entender lo que me quieren decir. Mi hermano me dice: "es que el público está desensibilizado". Bien, pues yo no. No me hace falta ver que alguien se queda con la lengua de otro en la mano para entender una escena, no hace falta llegar a eso.

Os lo digo como crítica.

Bien, ¿cuándo entra alguien a repartir justicia y acabar con la corrupción de la Corte?

¿Quién mata a Joffrey?

¿Qué tipo de final darías a un personaje como Joffrey? Semejante crueldad se va a castigar pero siento curiosidad por saber el elemento que elige el escritor o los guionistas para acabar con él. ¿Será la hija de Stark sometida? ¿Será Rob?

Bueno, supongo que dentro de 3 temporadas ya lo sabré!

¡Voy por la 2 y tiene 5! 

Edito: ay, ¡tiene más! Me acabo de enterar que son 8... (pues la Biblioteca solo tiene 5...)

*Edito para añadir de nuevo: cuando digo "es un hombre normal", me refiero a que es un hombre que ve un autobús bloqueando la calle, y lo ve y actúa en consecuencia. Quizá la palabra es inteligente. ¿Voluntarioso? No lo sé. Por ejemplo: ni la reina, ni Joffrey, ni ciertas formas de actuar de Lanister me parecen normales. Y sé que lo son. Pero para mí no. Me aburren. El ngomo tiene sentido común. Y, qué queréis que os diga, me parece honesto. 

El cuento del mercader y la Alcaldesa.

 

Viendo que Nelly volvía a estar mu triste, el cartero acudió a la Casa Consistorial.

-Voy a contarte una historia. Puede que te anime o puede que no.

-Bueno,...

-Hace mucho, mucho tiempo, existió un mercader que tenía que cruzar un bosque para ir a un mercado. Era un mercader muy cuidadoso, con mercancías de gran calidad, al que le ilusionaba poder venderlas por precios irrisorios pues, lo que en verdad ansiaba, era que todos disfrutaran de la belleza como lo hacía él...

-Qué bonito.

El cartero asintió y siguió con el relato:

-Así que un día, hace mucho, mucho tiempo, salió de su casa tirando de un carro lleno de cosas..., pero al atravesar el bosque y llegar al otro lado del camino, unos ladrones le salieron al paso y le dieron una gran paliza... ¡Escucha, no seas impaciente! Tienes que escuchar la historia hasta el final.. El mercader se hizo daño, lo que es normal en estas circunstancias, y se hizo heridas más profundas de lo que creyó que eran; mientras los otros asaltaban el carro y se llevaban todo lo que les daba la gana. Cuando se marcharon, y como no sabía que hacer, el mercader se apartó a un lado del camino y cubrió las heridas con barro.

-No parece una buena medicina.

-No lo es. Pero el mercader no tenía experiencia y ¿sabes lo que se dijo a sí mismo?

-No quiero saberlo.

-"No pasa nada", se dijo, y pensó que "el mundo era así". "Un lugar muy peligroso"

La Alcaldesa se puso triste.

-Ya volveremos a eso. Ahora déjame que te cuente lo que pasó a continuación. Los primeros seres humanos que atravesaron el camino...

-¿Le ayudaron?

-... ni tan siquiera le vieron. Porque resultó, Nell, que eran ciegos. Viajaban con un bastón golpeando el suelo de tierra y pasaron por su lado sin darse cuenta de nada. Esto, aunque te cueste creerlo, fue peor que el propio asalto. Ya que le miraron sin ver. Y siguieron como si nada. Los segundos seres humanos que pasaron por allí...

-¿Le ayudaron?

-Iban con prisa. Vieron al mercader cubierto de barro y polvo, y alguno incluso pensó que era un mendigo. Podían haberse parado pero su atención se centraba en que tenían que llegar cuanto antes a sus casas para atender otros menesteres. Es decir, lo vieron pero "no era su problema". Esta actitud está muy extendida en el mundo, y ahora lo comprendes porque te lo han vuelto a hacer.

-La cosa no pinta muy bien.

-No. Pero seguro que comprendes bien esta historia. Bien, sigamos pues con ella. Pasado un tiempo, el mercader vio llegar un hombre sentado en el pescante de una carreta. En grandes letras rojas se leía: "M É D I C O". El hombre se detuvo y vio al mercader y le pidió su confianza para curarlo y el mercader... ¿qué crees que hizo?

-¡Le pidió ayuda!

-Hizo mucho más que eso. Le ofreció cuanto tenía a cambio de que lo ayudara. Y el hombre se bajó de la carreta se puso a bailar y a tirar fuegos artificiales y a reírse y a mostrar frascos con medicinas...

-¡Qué maravilla!

-Sigue escuchando. El hombre aceptó llevar al mercader en la carreta, y le limpió una de las heridas y le dijo que podría curarse completamente. Dejó las heridas al descubierto y volvió a sentarse en el pescante. El mercader, se entusiasmó. Además, le enseñó "que el mundo no era así", y a esto el mercader le protestó bastante, pero como ponía "M É D I C O" en su carreta pues pensó que tenía razón. Además, parecía muy seguro y tenía fuegos artificiales. Le dijo que "perdonara la necedad de sus asaltantes", que no eran malos, "si no ignorantes". Le explicó que en sus tierras había mucha hambre, que el mundo necesitaba bondad y alegría. Que "la paz" se podía elegir. Parecía incluso que no había que tenerle miedo al camino pues el Mercader quizá tuviera bastante fortaleza...

-Pues todo eso suena muy bien.

-¡Ya lo creo! Y además... es cierto. Todo lo que le dijo era cierto. Pero en el siguiente tramo del camino el "médico" empujó al mercader fuera del carro de una patada. Sin más.

-¡Vaya!

Nelly estaba confundida.

-Así es. El mercader se puso a llorar al dar con el suelo y se rompió un hueso. Entonces el hombre retrocedió, se bajó del carro, lo ayudo a subir y le volvió a limpiar la herida que de nuevo sangraba. Otra vez sucia. Otra vez la misma historia del barro. 

-¿Explicó por qué lo había hecho?

-Ni siquiera reconoció lo que había pasado. -hubo un silencio. Luego el cartero siguió-, al pasar las horas, el mercader preguntó si podía tomar algo de lo que había en la carreta y el que la manejaba indicó que sí. Que la cura a todo mal estaba allí. Pero los frascos tenían etiquetas en un idioma extranjero y el mercader no sabía qué medicina podía curarle. Lo preguntó y no obtuvo respuesta. Cuando lo volvió a preguntar, el médico ¿adivinas? lo tiró fuera de una patada.

-El resto del mundo ya se hubiese ido corriendo.

-Sí, pero nuestro mercader es muy especial. Y cabezota. Y tiene fe y el médico de esta historia tenía el don de la palabra y la sutileza. Nuestro mercader, en definitiva, Nelly, creía haber encontrado un "Salvador". Pasara lo que pasara, se habría quedado allí tratando de aprender el oficio.

De nuevo los ojos de Nell se llenaron de lágrimas.

-Tienes que escuchar hasta el final.

-Vale,... -dijo-, cada vez más triste.

-Como no sabía qué tomar, el mercader se fijo en los frascos y probó el que creía que era mejor para él. Lamentablemente, un ratón que viajaba junto a ellos en la carreta le dijo: "¡No! ¡Te has equivocado! ¡Eso es veneno para matar ratones!" Asustado, soltó el bote pero ya era demasiado tarde. Había bebido una pequeña cantidad. El veneno se extendió deprisa, así que pensó en pedir ayuda pero, ¡sorpresa! el médico ya no estaba. El caballo también había desaparecido. El mercader esperó a que regresara su salvador y mientras tanto, las heridas seguían infectándose.

-No pinta bien.

-Nada bien. Y peor se puso la historia cuando una mujer vio la carreta abandonada al borde del camino con el mercader dentro. Era ya de noche. Le preguntó qué hacía allí y le dijo "esperar al médico" y la mujer contestó: "Ay, pequeño señor, ese hombre no es médico... es un Farsante".

-No me gusta esta historia.

-Al mercader tampoco le gustó. No tenía a donde ir, el camino era peligroso, estaba herido, había tomado veneno y tenía miedo y frío. Por suerte, en el peor momento de sus tribulaciones, regresó el médico y se volvió loco de alegría, ¿y sabes qué ocurrió?

-¿Que le ayudó?

-Que el médico hizo lo mismo que los ciegos. Lo sacó del carro de una patada y luego lo ignoró.

-Vamos, que pasó de él...

-Exactamente.

Nelly suspiró.

-¿A todo el mundo le pasan cosas así?

-Tendrás que esperar al final de la historia. Abandonado a un lado de la carretera, el mercader volvió a echar barro en sus heridas. Lo que ya te aclararé que no es una forma de curarlas. Sólo las tapa. El veneno se había extendido por todo el cuerpo y llegaba ya al corazón...

-Así que la palma... ¡Muy bien! ¡Gracias por el cuento! ¡Nuestro Mercader la palma en el camino!

-Espera... vuelve a lo del veneno. Te he dicho que llegaba al corazón, no que se haya muerto.

-Pues con un corazón envenenado...

-Duele mucho. Sí. Este Mercader, Nelly, tenía un corazón bondadoso y muchos le querían.

-Sí, ya, pero si sale de casa los ladrones le dan una paliza y los farsantes le dan un patada... me parece un poco fracasado, nuestro protagonista.

-Espera, por favor. Déjame terminar la historia.

Ella aguardó.

-Crees que el error del mercader es tener ilusión por ofrecer algo bueno a los demás, pero fue justamente eso lo que causó otra circunstancia de la que todavía no te he hablado. Y es que el mercader tenía muchos amigos. Y siempre le pasaban cosas "extrañas".

-¿Extrañas como qué?

-Extrañas como que un cuervo capaz de llevar mensajes se posara a su lado en ese instante. Verás, había gente que lo esperaba con ilusión en el mercado al que se dirigía cuando le asaltaron, hasta había seres con los que compartía risas, comidas, cenas, y en cuyas casas se quedaba. La gente suele querer estar con gente buena.

-Ya... le vendría muy bien ver "Juego de Tronos"... Así aprendería cómo es la gente de verdad...

-Te desvías del tema.

-Vale. Te escucho.

-Si tú fueras el mercader, ¿qué harías?... Y te repito que nuestro protagonista tiene buenos amigos que le quieren.

-Supongo que pediría ayuda. Pero si nadie es médico...

-Aunque la gente no sea "médico", un poco de agua limpia las heridas. Un poco de cariño las ayuda a cicatrizar.

-¡Ya, pero te quedan cicatrices!

-¿Y si te dijera que el mercader vio pasar entonces un hombre cojo por el camino y otra mujer llena de marcas...? ¿Qué crees que sintió por ellos entonces?

-Pues compasión.

Ambos se quedaron en silencio.

-¿Cómo termina la historia?

-El mercader pidió al cuervo que llevara un mensaje y pronto varios amigos del pueblo al que se dirigía acudieron para ayudarlo. Le dieron cariño, respeto, y ayudaron (con tiempo) a que sus heridas se curasen. Le quedó cicatriz, sí, y tardó mucho en sentirse bien, eso también. Pero se curaron. Lo malo del asunto es que le tenía fobia al camino.

-Ya, normal... si sales y te dan una paliza.

-Bueno, Nell,... el mundo no es perfecto. Hay mucho sufrimiento, ya lo has visto. Por eso valoras más la amabilidad. ¿No es así? Ya que el mundo no tiene sentido común y paciencia, ¿por qué no llevar un poco?

-¡Jajajaja! 

Asintió.

-No te preocupes. Ten paciencia contigo misma. Todos nos equivocamos. Ahora ya sabes que en ocasiones tu percepción es errónea. Tiendes a ver lo mejor de la gente, porque lo necesitas. Eso te causará sufrimiento. No puedo decirte más por ahora pero espero que esta historia te levante el ánimo.

La Alcaldesa sonrió.

-Sí.

-Que tengas un hermoso fin de semana.

-¡Oye!...

-¿Qué?

-Muchas gracias.

-De nada, Nell, de nada. 

Fin. 

Edito para añadir: ¿sabéis una cosa? En este cuento falta qué ocurrió con eso del "veneno", así que voy a dejar que cada lector decida cómo se salvó del veneno el mercader. :P Ejercicio de Escritura Creativa. 


Por todos lo santos...

 Bueno, se acabó.

He dormido poco. Parte importante de la noche estuvo dedicada a: "El compañero es el demonio". ¡Jajajaj!

Antes de irme a dormir bloquée y borré al actor. Y durante dos horas me estuve diciendo a mi misma: "No te ve" (el compañero) "Es es mentira", "oh, por favor, échame una mano ya para que lo vea tan monstruoso y malo como es".

He tenido la peor pesadilla del Universo.

Veréis, yo trabajo con un Teams. Dicho Teams, es como me comunico con el compañero de trabajo, y hace no mucho en la parte de arriba apareció un "Espacio para ti misma". Dado que por escrito no tengo filtro, pensé: "Ah, pues igual me lo han puesto para que escriba yo misma y no le estorbe a él".

Supongo que será algo genérico. 

Bien, e lugar de "Espacio para ti misma" o lo que sea que ponga, va y pone:

DESTINO DE MUERTE SEGURO.

"¿cómo?"

No sabía que estaba dormida.

Me fijé más.

Destino de Muerte Seguro y Cercano

Vale, lectores. No tengáis los sueños que tengo yo. Me entró terror. Pánico.

"¡Pero qué dices! ¡Pero qué dices!"

Yo quería cambiarlo. 

"¡¿Pero qué quieres que haga yo?!"

En el Teams se dibujó un cuadro.

El cuadro era precioso.

Habla siempre a los demás con... (¿optimismo?) Ni siquiera era eso. Decía que el enfoque de tus palabras fuera siempre constructivo/benévolo/que aporta.

Que las palabras construyen realidades, vamos. Que elija al hablar, si elijo "la parte buena" o elijo "crear realidades que dañan"

El cuadro cambió.

Haz todos los días tres cosas como los gatos.

¿Qué? ¿Cómo? ¡Y yo que sé qué hacen los gatos! 

Vuela, vuela, vuela

(No pierdas tiempo)

El cuadro, a cada mensaje, cambiaba.

Madre del amor hermoso, pensé que era real. Los dibujos eran preciosos pero...

"¡¿Y qué hay del compañero?!" grité, "¡¿Qué pasa con el compañero?!"

La magia y la muerte se encuentran en cada inicio del camino.

Y... ¿vosotros entendéis algo?

Me desperté (ojo, en el sueño).  Y pensé: "Oh, señor, ha sido una pesadilla". Y entonces resulta que estoy en una casa y vienen unos zombis y me quieren morder!!! Oh, por favor, ¡¡¡me muerde un zombie en una mano!!! y salí huyendo hacia un aseo de la casa y cuando me miré en el espejo ESTABA BLANCA COMO UN MUERTO y grité.

Y me desperté.

Ya está. Terror. Escala novecientos de terror sobre una escala de diez. ¡Estoy harta! ¡HARTA! El compañero no me habla y me desprecia, no es un maestro budista y además no me quiere enseñar... ¿qué magia ni qué leches!? ¿¿¿Y por qué me despierto dos veces??? Me despierto y vienen los zombies y me despierto otra vez... ¿¿¿quién se despierta en un sueño dentro de un sueño, dentro de un....???

Enfadadísima, arranqué el ordenador y me dije, "¡Esto se acabó! ¡Se acabó!" 

Y sale esto:


No se acaba nunca.

El compañero siempre parecía entender estas cosas y no asustarse. Estoy tan triste. 

Bueno, no pasa nada. Borro el chat de él y me olvido del asunto. 


En el que al compañero de trabajo no le importo.

 No creo que el compañero se de cuenta nunca del sufrimiento que me ha provocado y aunque se diera cuenta, le daría igual.

Porque negarle la palabra a una persona es un daño bastante grande.

Más cuando se supone que "ayudas a los seres". Pero a veces hay que saber ver cuando alguien se siente solo o está buscando refugio. Y tú no lo recoges, sino que te muestras indiferente.

Es de las personas que más daño me ha hecho en la vida.


No utilicéis a la gente cuando os tiene devoción.

Si no queréis la devoción de alguien, dejad a esa persona en paz desde el principio. Y si ya es tarde y alguien os admira, por favor, tratadle con cuidado. No os aprovechéis. 

Aunque, claro, en el mundo humano, se da tan poco eso...

Buenas noches, internautas.



En el que me rio de mi misma

 

Había redactado una entrada estupenda. Larga, precisa, meticulosa. Una entrada sobre las decepciones. Pero... por algún motivo (y no vamos a hablar del nórdico que se ha doblado solo de un modo extraño, ni del jabón de limón que ha salido volando misteriosamente...) voy a resumirla con una imagen: 


"Nelly triste: oleo sobre lienzo"

Eso ahorra unas cuatro mil palabras.

Luego me puse a leer El Retorno del Rey. Con un té.

Y luego me acordé de forma vehemente de un sueño.

¿Os acordáis del sueño de los perros?

En ese sueño descubría una casa detrás de la casa y me preguntaba:

"¿Por qué, pudiendo vivir aquí, vivo en el otro lado?"

Es decir, ¿por qué empeñada en cerrar la casa a los perros y los perros "qué malos son", cuando tengo detrás un pisazo luminoso con una fuente en el medio y un jardín?

Diréis: "¡qué tontería, Nell!".

Pues sí. Es una tremenda tontería pero te ahorra mucho tiempo. Ese sueño... qué de cosas tiene ese sueño, ¿no?

Puedes estar rumiando decepciones y juzgando a la gente o puedes trasladarte al pisazo luminoso y tomarte un té mientras lees El Señor de los Anillos.

Por una vez, voy a probar el plan B. El del pisazo luminoso. (el sueño es del 13 de enero, para el que lo quiera buscar). 

:) ¡Saludos!

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises