Soujiro y mi teoría

Ayer por casualidad topé con una imagen en la televisión que me hizo pararme unos segundos. Porque aseguraría que era "Megumi", personaje japonés de dibujos animados de mi juventud...pero en versión persona real.
No me quedé a ver la película pero sentía muchísima curiosidad. Así que avisé a mis amigos. Y me dijeron que, efectivamente, El guerrero samurai, tiene películas. Películas con actores reales.

La serie está más que superada (el manga en general, desde "Monster" de Naoki Urasawa y "El Almanaque de mi padre", no encuentro nada que me atrape. Ya pasé una época muy "otaku" hace quince años... y al final era todo lo mismo). Me quedo con La Dama de Faris porque los dibujos parecen grabados franceses (de novela del Club Dumas, quiero decir...supongo) y ya.

Ahora bien, eso no significa que no siga apreciando la construcción de personajes. Y hoy quiero hablar del que era mi favorito en la serie, con el que ayer, por cierto, se metieron un poco.
Bien, aquí a la izquierda tenemos a Soujiro.
Y le veis sonriendo, como siempre. 
Soujiro es uno de esos supuestos villanos muy, muy fríos. Y muy eficientes. Todo son sonrisas y matar objetivos. No hace nada más. 
A mi me encantó desde la primera vez que lo vi. 
Lógicamente, a Kenshi no le gustó tanto. Los personajes buenos le tenían terror. Jejejeje!! Es genial porque Soujiro es muy eficiente.
En fin.
Como personaje, está a las órdenes de otro, al que idolatra. No voy a entrar en detalles pero es un forajido disfrazado de momia (jajajaj!!). Creo que se llamaba "Shishio" o algo así. El manga está muy superado ya...pero quedaros con el fondo y olvidemos las vendas y los ojos grandes. Imaginaros que hablo de una pelí o un libro más realista. Las series basadas en mangas, además, son demasiado melodramáticas. Es un formato para transmitir que en su día me gustó pero ahora de verdad no me paro a verlo. Me aburre.

Sin embargo, ¿por qué Soujiro me sigue gustando? En el final de esta saga (de esta temporada) se enfrenta a Kenshi. Y también conocemos la historia de Soujiro. Veréis, el muchacho vivía con una familia que lo maltrataba. Pero mucho. Ni siquiera creo que fueran su familia de verdad, yo creo que era adoptado o algo así. No habría sobrevivido mucho tiempo, porque le trataban muy mal. 
Un día, siendo él muy niño, se topa con Shishio y le ayuda a esconderse de la policía. Y no me acuerdo muy bien de la historia pero acaba teniendo un enfrentamiento con su familia esa noche. Cuando Soujiro esta acorralado y no puede más porque su propia familia quería matarlo, reacciona y los mata él primero. Imagino que la espada se la regaló Shishio por ayudarle.

Hablamos de un niño de unos nueve u once años.

Así que tenemos una escena de tormenta, un niño aterrorizado y un forajido lleno de vendas que le da la primera lección que se convertirá en creencia y que moldea a Soujiro durante los siguientes quince años: "Sólo los más fuertes sobreviven. Este mundo es así: el débil muere, el fuerte sobrevive".

Luego le pregunta si está llorando, y aquí el buen amigo sonríe como siempre hace y dice: "¡na! ¡Todo va fenomenal!".

¡No pasa nada! 

Y crece. Crece con esa idea. No es que Soujiro sea malo. Es que Soujiro se toma aquella verdad a pie de la letra: "los débiles mueren... porque es como debe de ser". Por eso es tan frío. Él no considera que esté haciendo nada malo, considera que el mundo funciona así.

Hasta que aparece Kenshi. 

Lo bueno de la historia es que en el enfrentamiento final Soujiro no se concentra. No puede concentrarse. Le duele la cabeza, no es tan rápido como lo es siempre (el arma era la velocidad). ¿Qué puñetas le pasa? Se pone a hablar con Kenshi, y te das cuenta de que quiere matarlo porque realmente considera que Kenshi está equivocado. Él con la espada ayuda y protege. Mientras que Soujiro tiene una teoría de vida muy distinta. Lo que me gusta es que la existencia de Kenshi echa por tierra la visión de Soujiro del mundo. Es decir, Kenshi no le convence con palabras. Mientras que él le reprocha que hubiera intentando salvar a una de sus víctimas. Es como: ¿pero qué haces? El mundo no funciona así... Y el hecho de que Kenshi exista... su presencia, es ya prueba irrefutable de que se equivoca.

Y no puede con eso. Al final, en un momento que me pareció de lo más... yo diría tierno, aunque casi es desesperado, Soujiro le grita a Kenshi: ¿¿Y dónde estabas cuando te necesité yo??

Jo. No me digas que no es para sentir compasión. Luego Kenshi hasta se plantea porqué no le ayudó a él pero me parece surrealista: niños maltratados por el Japón meiji seguro que había muchos, ¡a saber dónde estaba Kenshi cuando Soujiro le necesitaba! 

El problema de Soujiro es que encontró un "profesor" erróneo siendo muy joven. A partir del enfrentamiento con Kenshi abandona todo y se va, de viaje, a buscar la verdad porque se siente muy confundido. A mí este personaje me gusta mucho, también porqué oculta lo que siente. Lo que más me gusta es que no se le convence con palabras. Es un personaje que no consigue encajar la existencia de otro porque su existencia echa por tierra su teoría. ¿Nunca os ha pasado eso? Tú piensas que el mundo es de una forma. Y encuentras pruebas de que es así... hasta que de repente llega alguien, o algo, y no hace falta que diga nada, es su ejemplo, su existencia lo que hace que te replantees tus creencias.  

 Esto sería una buena idea para un libro...  

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises