Sueños que son historias... (y este no lo entiendo)

La verdad es que no iba a escribirlo. Prueba de ello son las horas que son... Llevo todo el día dudando.
Pero voy a hacerlo.
Tengo entendido que los sueños son como un mecanismo del cerebro para comprender y clasificar información. Es decir, una especie de centrifugadora de experiencias y vivencias en las que la mente siente y ordena o hace lo que tenga que hacer y como producto de ese mecanismo (científico y mundano) tienen lugar los sueños. 



Este empezaba con que tenía un hijo. Un bebé. Pero es tan pequeñito y vulnerable que cuando voy a tomarlo en brazos, ¡pum! se convierte en un ratón blanco. Un ratoncito pequeño y saltarín. 
Hasta aquí, bien. El ratón sale corriendo y yo detrás, lo que roza el comienzo de Alicia en el país de las maravillas, pero vale... de acuerdo. 
El ratón saltarín se me escapa entre los dedos y corre arriba abajo por toda la casa mientras yo, preocupada, trato de alcanzarlo. Es un pobre ratoncito diminuto, ¡no se puede quedar solo!
Justo cuando estoy a punto de conseguirlo, algo cambia y se esconde dentro de una habitación.
La habitación está a oscuras.
Y es "supuestamente" mi casa, o así lo siento en el sueño, así que de momento no estoy asustada.

Es una habitación oscura. Muy oscura. No sé por qué motivo no se me ocurrió dar la luz. Habría sido más fácil. Pero el caso es que resulta ser un cuarto oscuro, con el suelo de madera (posiblemente parqué), y en cierto modo, una estancia acogedora. Aunque no se veía nada. Pero da la casualidad de que alguien deja una linterna en el suelo, cerca de mí. O puede que ya estuviera allí. 
Mi linterna.
Sé de donde vienen cada elemento del sueño porque está basado en vivencias del día anterior. Y el día anterior yo había usado esa linterna (perdí una cosa, últimamente pierdo cosas todo el tiempo). Lo que no entiendo es lo que sigue en este sueño tan raro. Entré en el cuarto a buscar al ratón. Y encendí la linterna. Enfoqué al suelo, vi el dibujo de la madera... y vi un saltamontes. 
¿¿qué hace aquí un saltamontes??
La linterna se apagó.
La volví a encender y moví el haz de luz (fuera de él no se veía nada, no os podéis ni imaginar), y de pronto vi otra cosa. Inmóvil. Era el ojo de otra criatura. Casi se me para el corazón. 
Era un pájaro.
Apagué la interna.
Me entró miedo. Me había dado un susto tremendo. El pájaro estaba tan quieto que se confundía con el suelo de parqué. Casi se me para el corazón.
Alguien dirá, ¿te da miedo un pájaro? Pues no... son preciosos. Pero aquel estaba tan quieto, que me asusté. Volví a encender la linterna y alumbré su pico. Quería asegurarme. Un pájaro en actitud sospechosa. Sin duda.
"Esta cazando" (pensé)
Y sumé dos y dos en aquella habitación: "saltamontes" + "pájaro" = "el saltamontes está perdido".
Pensé: ¿qué hago, trato de salvar al insecto? ¿salgo del cuarto? ¿asusto al pájaro? Pero entonces sentí que no era lo correcto. Yo solo estaba allí para observar. Como los que hacen fotos a los animales en la selva. Sólo observar. No interferir. A fin de cuentas yo estaba buscando un ratoncito blanco. Si ese cuarto oscuro era un zoológico... no era cosa mía. Cada ser a lo suyo, jajajaja!.
Retrocedí un par de pasos un poco confusa y al hacerlo encendí de nuevo la linterna para alumbrar a mi alrededor. Vi una serpiente.
Imaginaos. Me quedé helada.
Apagué la linterna.
Estoy en cuarto oscuro con una serpiente. Fenomenal. 
Casi parece un acertijo de ingenio: "estas en un cuarto oscuro con un gorrión, un saltamontes y una serpiente..." ¿¿cuál sería la pregunta que me harían a continuación??
Bien.
Apagué la linterna y pensé en mi pequeño ratón blanco. Entonces me angustié. Serpiente y ratón en la misma habitación no trae consecuencias positivas.
"El pájaro se comerá al insecto", pensé, "a su vez la serpiente se comerá al pájaro..." Eso también me preocupó. Me encantan los pájaros. Sentí la fuerte tentación de saltarme la norma tácita de no interferir y espantar al gorrión o lo que hubiera allí lo más rápido posible.  
Pero aquí viene lo absurdo.
A tientas, traté de buscar al ratón, como no lo encontraba y no soportaba más aquella oscuridad, decidí irme. Alumbré con la linterna para ver donde pisaba y de repente  que el saltamontes estaba atacando al pájaro.

¿¿Qué??

Me quedé paralizada.

La linterna se apagó. Le di unos golpes, traté de encenderla, cuando lo conseguí alumbre al pájaro...que estaba devorando a la serpiente. Tenía un pico largo y un ojo que miraba sin compasión. Me asusté y dejé caer la linterna.

La busqué a gatas. Muy nerviosa. El mundo se había vuelto del revés. Cuando di con ella la encendí y alumbre al pájaro en su totalidad. Tenía el pico tan grande como casi todo su cuerpo. Conocía aquella especie. Pese a la oscuridad.

"Oh, cielos. Es un Martín Pescador..."

Adoro a los martines pescadores, son bellísimos. Me encantan esas aves. Vamos, me sentiría afortunada de ver un martín pescador... pero allí había algo absolutamente ilógico e inquietante. El insecto había atacado a un pájaro... (sé que hay insectos que lo hacen pero, ¿no contradice el orden natural?), a su vez el pájaro había atacado a la serpiente. ¡¡No tenía sentido!!

- Esto no tiene sentido -dije-, ¡la naturaleza va del revés!

Y a continuación... el pájaro me atacó a mí. Un martín pescador como enemigo. Habría que verlo. Es como si te ataca una bolsa de palomitas dulces o como si pones en el papel de villano a un oso amoroso. El mundo al revés. Y si no fuera por el miedo, el susto, el pánico, y como se lanzó contra mi cabeza... y que me desperté con un grito ahogado mientras hacia aspavientos para quitarme del encima al animal... pues hasta habría tenido su gracia.

Un martín pescador de villano... ¿se puede saber qué significa esto? Es como soñar con una gacela persiguiendo un león. ¿¿Estamos locos? jajajaja!!

¡¡Por favor, no soñar cosas ilógicas!!
Debería estar prohibido... 


5 comentarios:

David Hernando Arriscado dijo...

Si que tiene miga el sueño. Has pensado que los animales puedan ser personas conocidas? O sentimientos?
Lo del Martín pescador de villano no me parece nada extraño después de ver a los pingüinos de magadascar jajaja
Buenas noches Nelly

David Hernando Arriscado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nelly dijo...

Pues no lo sé, David,... eso significaría estar rodeada por una serpiente, un saltamontes, un ratón asustadizo y un hermoso martín pescador. Y que al final la serpiente, que supuestamente debería ser mala, termina siendo la devorada...
No tiene mucho sentido.
Ja,ja,ja.. que me traigan a los pingüinos de Madagascar, jajajaj...

David Hernando Arriscado dijo...

Es curioso los calificativos que les has puesto y me da que pensar. Por que debería la serpiente ser mala y el Martín pescador o ratón buenos? En realidad todos hacen lo que deben, y es ser fieles a su cadena alimenticia. Supongo que pensamos que son buenos o malos por que un animal nos gusta o asusta mas o menos. O eso, o que disney nos ha comido el coco durante todos estos años jajaja. Al final esta noche sueño con ellos yo también,la segunda parte...jajaja

Nelly dijo...

JAJAJAJJAJ!! CUÉNTAMELO SI SUEÑAS...

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises