Del Amor y el Apego - Cuentos del niño mensajero.


- ¡Un cuento sobre el apego! -exclamó la Alcaldesa enfadada, y tornando a mirar al niño, repitió dando un golpe sobre los papeles que había en la mesa-, ¡¡vas y me haces escribir un cuento sobre el apego!!
- Tú has preguntado...
- ¡¡No!! -gritó Nelly-, no, yo te dije que ellos no tenían razón. Ni el Muso, ni el Viajero, ni mi amiga parisina, ni...
- La persona con la que hablaste ayer.
- ¡Ninguno! ¿Y cuál es tu respuesta? ¡Ese cuento! Eres... eres.... no sé lo que eres, pero si lo supiera, seguro te odiaría.
- Seguro.
A Nelly le entró la risa.
- ¡¡Deja de imitar al Muso!! -exclamó.
Porque el Muso también le contestaba así.
El sol entraba a raudales por las ventanas de la casa consistorial. Había llegado la primavera y el niño mensajero visitaba a Nelly casi a diario.
La polémica venía de un Certamen al que la Alcaldesa había decidido presentarse. Uno de relato corto, y de una idea que se le ocurrió hacía semanas. Mucho antes de preguntarle al niño mensajero, por el apego. Para Nelly no existía amor sin apego. Porque cuando amas a una persona, la necesitas.
Y no había quien la sacara de ese argumento.
No obstante, por la noche había consultado a Memphis, y su enciclopedia de saber, y había descubierto con asombro un par de definiciones de apego con las que se sentía (sobre todo una) increíblemente identificada. Una que decía que la persona era un punto de apoyo seguro a partir del cuál explorar el mundo. Si hubieran puesto al lado "Muso", jajajajaja, Nelly no habría podido objetar nada (*si bien no era nada malo que le mostrara nuevos caminos, desconocidos para ella).

Nelly se cruzó de brazos, torció el gesto y estuvo callada y distante durante más de cuatro horas. Después se levantó y dijo lo que el niño ya sabía que iba a pronunciar. Aquellas tres horribles palabras:

- ¡Qué más da!

Se quedó mirando el cuento, y luego al niño, y de nuevo el cuento. 

- Eres malo hasta en la elección de la temática -le dijo.

- ¿Por qué es algo que necesitas pero no amas?

- Nadie tiene apego a los protagonistas de este cuento -Nelly señaló la mesa.

- Pero son necesidad. Y sin embargo, no hay amor.

De nuevo se sentó con lo brazos cruzados. "¿Qué era el apego?" "¿Por qué iba a ser malo?" ¿Acaso no intenta la gente estar cerca de las personas que le gustan? ¿o de las cosas que le gustan? "Todos mienten", pensó. 

- Míralo de este otro modo, ¿en qué ayuda el apego al amor?

Nelly se rascó la barbilla. 

- ¿Te refieres a esos ataques de celos espantosos y a ese miedo horrible a perder a una persona?

El niño mensajero se echó a reír:

- ¡Eso es apego!

La Alcaldesa ya tenía una definición. 

- Interesante -dijo Nelly-, hombre... el amor es... -titubeó-, el amor es... querer que la persona sea feliz y querer hacerla feliz tú.

- ¿Y tú crees que los celos y querer meterla en un frasco contribuye a eso?

Nelly se cruzó de brazos. 

- ¡No! -dijo malhumorada-, ¡supongo que no ayuda!

- Ni la ayuda a ella, ni a ti.

- ¡Genial! pues... pues...

La alcaldesa se quedó callada. Se dio cuenta de que quería a mucha gente a la que no deseaba "encerrar" por temor a perderla. A mucha. El problema venía cuando alguien le gustaba demasiado. O cuando creía que podía llegar a gustarle. 

- Estoy hecha un lío -dijo-, entonces, ¿tienen razón ellos? Porque yo creo que no. Ellos tienen sus necesidades cubiertas perfectamente y por eso dicen esas cosas... -guardó silencio, pues no todos los que le habían dicho lo mismo estaban felizmente emparejados. Al cabo de un rato volvió a preguntar-, entonces, ¿tiene razón ellos?

El niño se encogió de hombros. La alcaldesa decidió dedicar el resto de la jornada a labores menos "complejas". Tales como dar un paseo en bicicleta o ser anfitriona de un club de lectura. 

No volvió a tocar el tema ni volvió a ver al niño ese día, si bien horas más tarde en el mundo real, su editor se confundió y le hizo llegar una novela que iba destinada a una correctora. Un libro en inglés de Lovecraft. Si Nelly hubiera sabido hasta que punto el niño mensajero podía ser sutil en sus gestos, no habría guardado tan alegremente aquel "error" de mensajería en un cajón de su escritorio. 

FIN. 



6 comentarios:

José Cruz dijo...

Cuando te pones críptica... no hay quien te pille (al menos yo).

Nelly dijo...

Pues que en vez de abandonarme a la tristeza me dio por escribir un cuento para el certamen de Ábrete-Libro y, al terminarlo, me pregunté si la idea de mi mente era "escribir un cuento" o darme una lección sobre la vida, cosa que me cabreó que no veas...

Miguel Ángel Sanz Burgueño dijo...

¿Una definición sencilla del apego? Pues... Miedo. El apego es tener miedo a perder algo que tienes (o que crees tener). Tan solo aceptando que no posees nada, puedes disfrutar de algo sin apegarte a ello. De hecho, es la única forma de disfrutar de ello plenamente, ya que, si el miedo está presente, se yergue una barrera que, en muchas ocasiones, te impide disfrutar y, en lugar de eso, sufres.
Por otro lado, cabría preguntarse: ¿Qué le lleva a la mente a querer apegarse a algo? A lo que sea: una persona, una cosa, una idea...

Nelly dijo...

Pues el sentirse bien... ¡todos queremos tener cerca lo que amamos! ¿No es así? ¿Acaso no es una defensa de nuestro cuerpo, un... instinto de protección? =)

Miguel Ángel Sanz Burgueño dijo...

Te adentras en el granero y te topas de frente con una montaña descomunal de paja. Metes la mano y... ¡Ay! ¡Te has pinchado con la aguja!
De inmediato te miras el dedo y ves cómo una gota de sangre aumenta de tamaño como un globo que se infla hasta explotar, tomando así la forma de una lágrima carmesí. Observas el fluir de tu ser de dentro a fuera y una terrible sensación de inseguridad te invade. Todo es tan volátil, tan efímero, que instintivamente necesitas aferrarte al clavo ardiendo que tengas más a mano. Y solo por un pequeño pinchazo que podría haberse arreglado metiéndote el dedo en la boca y esperando hasta que dejase de sangrar...
(¿Demasiado críptico?jiji)

Nelly dijo...

Para mí, sí XD (lol) jajajajaj!!!! Pero gracias por compartir.

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises