Fin de semana de Relax!!!


Que comenzó ayer cuando invité a una amiga mía a probar un roiboos de I Love Tea Company, sabor limón. ^_^ Y mi estómago, ¡por fin! hizo acto de presencia, pues llevaba toodo el día callado, como si fuera una especie de piedra pesada que no sirviera para nada, solo para estar ahí, paralizado.

El cielo hoy es de color gris pálido y amenaza tormenta, aunque no esta claro que llueva pese a que el aire huele a humedad. Este fin de semana voy a empezar (y puede que terminar) una novela infantil. Y os diré por qué, jajajjaa. Porque el jueves tuve un corte de digestión y ayer hasta tenía fiebre. Y alguien dirá, ¿qué puñetas tiene que ver estar indispuesto con escribir una novela? Fácil . Te "obliga" a quedarte en casa. O, al menos, a hacer planes más pausados. Aunque también el motivo es que varios colegas míos andan por certámenes internacionales, recogiendo premios y saliendo en periódicos... ¡No es justo! jajajaj, o bueno, sí lo es,  es una cuestión de esfuerzo. Así que esta tarde hay que "crear", literariamente hablando.

También este malestar físico te obliga a pensar. Porque una cosa es ponerte malo debido a que casualmente te contagian una gripe, y otra saber perfectamente que comer demasiado es perjudicial y aún así hacerlo. Ya sabéis, cuando sientes dentro esa intuición que te dice "te va a sentar mal", pero empiezas a ponerte excusas tipo: "ah, bueno, zampo un poquito más y listo".

Y entonces te sienta mal. Jajajajaj! 



Para los que sintáis curiosidad (que seguro que no sois muchos porque no es algo bonito) os contaré mi experiencia respecto a este problema. Creo que a lo largo de toda mi vida solo he sufrido dos cortes de digestión, aunque hace unos meses también pasé un día malo porque comí demasiado y luego me dolía mucho el estómago.

(para que veáis que ya hay sobre-avisos...)

Básicamente, consiste en que una comida te sienta mal y el cuerpo la rechaza cuando ya la está digiriendo. Pero te puede sentar mal por varios motivos, en mi caso, tuve dos: estando en la playa, mientras comía, no paraba de reírme y jugar (esta vez estuve en cama una semana, no había cumplido los diez años aún, creo), y la causa del jueves pasado: comer y comer y comer y comer... y sí, es verdad que luego salí a caminar y a lo mejor no estaba en el estado más adecuado para hacerlo, con lo cuál... mi cuerpo dijo: "pues nada, ya me encargo yo". Y vinieron las naúseas.

El problema es que al día siguiente no pude probar bocado. No me apetecía nada comer, tenía escalofríos, y fiebre. Y solo el roiboos de mi amiga me despertó un poco el apetito a las diez de la noche.  

Una jornada entera sin comer. Salvo una manzana, un refresco y un trocito de chocolate. 

Esto no puede ser muy sano. Así que me puse a pensar. Tenía un dolor de cabeza terrible, y fiebre, y sentía eso que se siente en la piel cuando tienes fiebre, que parece que todo el cuerpo.... no sé, es un estado raro. Y además, estaba francamente mareada. Tanto que al volver conduciendo del trabajo tuve mis buenos sustos (y al ir...). Que por cierto, del estado del tráfico en la gran ciudad ya hablaremos en otra entrada, ¡es de locos!

Me puse a pensar lo siguiente: una cosa es que nos pongamos malos por cosas que no podemos controlar, y otra que sientas que estás haciendo algo que te hace daño y sigas haciéndolo. Y con esta segunda opción me gustaría acabar. Me explico: si sabes que es algo malo, te das cuenta mientras lo haces y recibes unos resultados muy perjudiciales para ti, ¿entonces para qué hacerlo? 

Claro que esta es la teoría. La práctica es que cuando tengo ansiedad, como. Y creo que nos pasa a todos. Como soy deportista pues... parece que no se nota tanto pero, ciertamente, con el día que pasé ayer, quizá en vez de ser tan deportista, la clave está en cuidarse un poco. Ya que el cuerpo nos ayuda tanto... darle cosas buenas.

Así que pregunté.  Pregunté en el trabajo y me dijeron: verduras, menos carne roja, agua mineral... y una receta de algo que no sé hacer (con verduras y hortalizas), para purificar el cuerpo. 

Voy a ver si lo pongo en práctica.
^_^
Y os aconsejo lo mismo!
FELIZ SÁBADO.


2 comentarios:

Victoria Tsuchiya dijo...

Menos mal que el cuerpo te admitía el Rooibos, porque así por lo menos metes nutrientes, minerales y vitaminas para recuperarte ñ_ñ

Nelly dijo...

Pues gracias a tus tés y tus roiboós.. ¡me he recuperado más rápido y luché contra la deshidratación! Así que gracias! Pronto volveré a I Love Tea..

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises