Descubriendo Tenerife (Parte II: La Laguna)

Fotos by Nelly

Ahora que tengo un ratito libre (antes de visitar un lugar para documentar un libro...) os cuento la segunda parte del viaje estupendo que hice a Tenerife a presentar una obra.

LA LAGUNA Y EL MIRADOR DE HUMBOLDT


Casita de La Laguna

Mis anfitriones, dos profesores de lujo, me llevaron a conocer La Laguna, y también al Mirador de Humboldt (¡Si lo ponéis en Google, en imágenes, lo podéis ver!). ¿Y quién era Humboldt? Pues una de esas personalidades que yo siempre digo: ¿y le dio tiempo a ser todo eso? En la Wikipedia se describe como geógrafo, astrónomo, humanista, explorador, físico... Y además en Tenerife tiene una estatua muy romántica. Esta sentado en el mirador, sobre el muro de piedra, y parece que te va a contar un cuento o que espera a que le respondas a una proposición de matrimonio, ja ja ja...

Vistas desde el mirador (La Orotava)

La Laguna es una ciudad colonial fundada hace unos quinientos años. Las casas que conserva de la época han sido restauradas y muchas calles tienen el empedrado original. 

Paseando por La Laguna...


Teatro Leal
Las calles fueron diseñadas para que la ciudad tuviera siempre corrientes de aire y resultan muy amplias y ordenadas. No puedo poneros todas las fotos que hice pero sí que me gustaría que conocierais el traje típico de allí:



También nos detuvimos en una cafetería con muchísimo encanto donde probé el café típico: el barraquito. Hecho con leche condensada, licor y canela, además del café. Tengo que decir que la leche condensada con el café me encanta, pero la canela... me cuesta más encajarla, ja ja ja. También lleva limón. Tenía muchas ganas de probarlo y la verdad es que está rico. Os lo recomiendo. (Tuve unos guías de lujo, la verdad)

Por último, antes de despedir este cuaderno de viaje y recomendaros "muy-mucho" la visita a Tenerife, deciros que en la ciudad de La Laguna hay un convento con una celosía en la terraza, cerca de la casa majestuosa de los que fueron la familia más poderosa de la ciudad. Se cuenta que hubo una historia de amor entre una novicia del convento y el hijo de aquel hombre rico, que se fraguó a través de la celosía.

Y también otra curiosidad: Einstein estuvo en la isla. ¿Qué curioso, verdad?




(Me encanta esta foto... tuve que preguntar a la azafata si podía sacar la cámara. Me dijo que sí ^^)

Saludos!!
Nelly. 

3 comentarios:

Cristina Gallego dijo...

Preciosas fotos Nelly. Un beso.

Lau Rhead dijo...

Hola! Que fotos más bonitas, sobretodo la última. Siempre me han llamado la atención las Islas Canarias sobretodo por su buen tiempo, a ver si algún día me animo y voy para allá. Seguro que disfrutaste del viaje un montón ;) Besos!

Nelly dijo...

Me alegro mucho de que os gusten!!!!!

Os recomiendo la visita! :=)

Un beso para las dos!!

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises