Me temo que he roto algo...



....y no lo puedo arreglar. 

Por más que me devano los sesos buscando una solución. No tiene arreglo.
Esto es frustrante.
Y por más que lo piense y lo piense va a seguir sin tener arreglo. La vida no es justa...
La culpa me esquiva cuando conozco la verdad, y la verdad no es lo que he demostrado, la verdad es otra. Pero el juicio ya está hecho.
Y sólo me queda la pena, la tristeza.
Qué dramática, ¿verdad? Los escritores somos así, de todo hacemos un drama. Bueno, por más que lo piense y lo piense... y lo siga pensando... no tiene solución. 
La solución es no pensarlo. 

En vez de eso, os voy a contar un cuento.

LOS DOS REYES.

Hace muchos, muchos años, vivían en un lejano continente dos reyes. Uno de ellos mandó al otro un mensaje un tanto extraño. Decía: "Mandadme un cerdo azul con la cola negra o si no...."
El soberano del otro reino, al recibir la misiva, montó en cólera y respondió:
"No tengo ninguno, pero si lo tuviera..."
El rey del primer país se enfadó al recibir esa respuesta y decidió declarar la guerra a su vecino. Lucharon y lucharon durante meses hasta que al fin, cansados ambos contendientes, se reunieron para dialogar.
- ¿Qué quisisteis dar a entender -inquirió el primero-, con semejante mensaje?
- Sencillo -respondió el segundo-, "enviadme un cerdo azul de cola negra o si no... otro de cualquier color".
Ambos guardaron silencio.
- Lo que no comprendo -dijo entonces el segundo rey-, es vuestra respuesta. "No tengo ninguno pero si lo tuviera..."
- Bien sencillo -dijo el primer monarca-, me refería a que no tengo ninguno, pero que si lo tuviera os lo mandaría encantado.
- ¡Válgame Dios, que necios hemos sido! -dijo el primer rey-, ¡llevamos meses guerreando por nada!

La historia cuenta que los reyes firmaron la paz, y la anécdota quedó grabada en los libros de historia, para que los reyes venideros sopesaran bien las palabras, y las valoraran en su contexto, antes de juzgar al otro o sentirse ofendidos.

FIN.

Posdata: A lo cuál yo replico: ¿¿¿y de qué sirve??? ¡¡¡No me sirve de nada escribir cuentos!!! Me sirve para vosotros, que me leéis, pero no para que la persona en cuestión... bueno. 
Me sirve para no estar triste :) Sí, para eso sí me vale.
Saludos intempestivos.
Nelly.


Vamos a poner musiquita, a ver si me animo...


2 comentarios:

badrusblog dijo...

Yo creo que a veces todos decimos cosas que no pensamos o que sí pensamos, pero no lo hicimos suficientemente...

Particularmente pienso que un perdón, unas disculpas sinceras y un gesto de cariño en estos casos es suficiente. Pero eso claro depende del carácter de cada uno. Hay personas que les cuesta mucho pedir perdón y otras que les cuesta mucho perdonar... Y las hay todo lo contrario.

Pero bueno, las palabras, salvo que estén escritas, se las lleva el viento. No se donde irán a parar. Estaría bien que se quedaran en algún lugar donde poder ir a buscarla cuando las necesitamos. Un "Google" de las palabras dichas y pensadas. Aunque igual tenemos esa capacidad de olvido precismaente como defensa ante estas situaciones comprometidas. La mente tiene una capacidad increible de olvidar lo que no le agrada. Yo ya no me acuerdo de nada de las integrales de primero de carrera y mira que me las aprendí bien :)

Nelly dijo...

Me quedo con la primera opción, a veces decimos cosas que no pensamos para meternos con la gente, pero no las pensamos. Si esa persona conociera a mis amigos... es que es tan absurdo. Hasta se reiría. Pero no puedo presentarle a mis amigos. No puedo poner pruebas.
No quiero molestarla.
Estoy muy depre.

De hecho iba a pasar a mi fantástico... "Plan de Supervivencia".

Venga, va...
:)

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises