Cuento budista

¡Hola!

Voy a enseñaros una cosa que aprendí ayer.


Escuché un cuento budista, que decía que hace muchos, muchos años, Buda y su aprendiz iban por un camino. Decía que pasaron un río, cristalino, y que cuando ya llevaban un buen tramo recorrido, Buda le dijo a su aprendiz: "tengo sed, regresa a por un poco de agua al río que hemos pasado". El aprendiz dejó a Buda, subió la montaña, bajó la montaña, atravesó el bosque y cuando llegó al río unas carretas habían atravesado la corriente y el agua estaba llena de barro y de hojas.
Qué pena.
No podía llevar agua a Buda porque estaba sucia. Así que pensó que Buda lo entendería y regresó. Pasó el bosque, subió la montaña, bajó la montaña, se encontró con él y se lo dijo.
Pero Buda se enfadó (estoy contando el cuento de oídas, así que alguno se lo sabe mejor que disculpe los errores) o le regañó. Y el aprendiz protestó. Le dijo que comprendiera que el agua estaba sucia, que así no le iba a traer agua, y que además había otro río cercano, por delante de ellos, que no tenían más que ir hasta allí.
¿Y qué hizo Buda?
Lo mandó para atrás.
Hala, sube la montaña, baja la montaña, atraviesa el bosque, y traeme agua. Yo pensaba que Buda era menos ... bueno. Gruñón.
Total, que nuestro buen aprendiz vuelve. Al llegar, las hojas de los árboles y la arena del río seguían revueltas. Pero esta vez, tuvo que sentarse en la orilla y esperar. Y al pasar el tiempo observó que las hojas se volvían a posar en el fondo, y que el agua volvía a estar limpia. 
Regresó con ella y se dio cuenta de que lo que Buda quería es que no se metiera en la corriente, sino que esperase fuera hasta que regresara la calma.

Bien. Con esto me quedé pensando diez minutos. La moraleja es: "no te metas en el río, jajajajajjajaja!"
Y me fuí super contenta con mi cuento zen.
Ahora, eso de "no te metas en el río cuando está revuelto", no es fácil. Porque las primeras tres personas gritonas que me topé en mi trabajo... me arrastraron como la corriente y me volví medio loca con ellas. Yo no valgo para esto. Me enfadé. Qué tengo que ser, ¿un trozo de hielo ante la adversidad? 

Pero alguien me sugirió otra cosa.

¡¡Qué emocionante!!

La moraleja del cuento no es "no te metas en el río". Nope. 
¿Qué puede ser la moraleja?

Pues os voy a dejar pensarlo un rato. 


PISTA.

Lo que sí os puedo decir, a modo de pista, es a qué se contrapone. Hace años leí un libro de Somoza que me gustó mucho. Se llama Zig-Zag. En dicho libro -¡ojo! que destripo- un grupo de científicos hacen experimentos con el tiempo y consiguen abrir pequeños espacios del pasado. Ver una imagen congelada. Algo tan pequeño que a veces ni está completo pues las moléculas se mueven de un lado a otro y como paralizan todo, ven imágenes de espacios muy muy cortos de tiempo. Vale. Los experimentos tienen un problema: crean ecos. Las personas que ven esas imágenes del pasado, las reviven, en el presente. Como un eco. Pero uno de los ecos empieza a matar personas. ¿Qué resulta ser al final? Uno de los personajes buenos del libro, uno de los héroes, pero que en la escena que abrieron de su pasado, digamos que estaba muy enfadado con algo que le ocurrió en la infancia. Así que ese "instante de ira" se dedica a asesinar a los científicos.
Somoza es psiquiatra. Cómo me gusta ser autora y darme cuenta de ciertas cosas.
La morajela del libro era (o mensaje, cuidado, yo igualo moraleja a mensaje): "todos podemos ser asesinos en un momento dado" Asesinos, santos, héroes, cobardes, etc.
Ésa era la moraleja. Y pensé, "vale". Luego va a depender del momento. 
Tenía sentido, ¿no? Si te enfadas, estás enfadado, si estas asustado, no eres valiente, pero si eres valiente en otro momento... en fin, supongo que encaja con no tener muy claro lo que eres. Encaja con su profesión (pasó mucho tiempo tratando gente, tiene sentido), encaja con su visión del mundo (y con la mía). 

Pero según el cuento de Buda... no.

Según el cuento de Buda ésa no es la realidad.
¿Cuál puede ser la moraleja?


SOLUCIÓN.

¿Te rindes?

Es muy difícil así que si os rendís lo entiendo. De verdad que estas cosas son complicadas.

*********************
*****************
************
*******
*****
***
**
*

Según el cuento de Buda, el agua no está sucia. El agua, es agua, lo que tiene es otros elementos mezclados en ese momento con ella: hojas, arena que se levanta por el paso de los carros, etc. Pero no por eso el agua esta sucia. El agua siempre está limpia, siempre es igual, siempre es agua. Y está ahí. Otra cosa es que cuando llegue el monje, temporalmente, haya suciedad a su alrededor. Pero eso no cambia la naturaleza del agua.
Si fuéramos capaces de separar las cosas malas y lo que sentimos, de lo que somos. Pero no es fácil. En el libro de Somoza, lo que sienten los personajes se convierte en lo que son. Así, una buena persona resultó ser el asesino. Y así parece que va el mundo, ¿no? Pones las noticias y esta todo lleno de desastres. Me parecía lógica y coherente esa visión. Es más, me parecía que la realidad la demostraba.
Pero ese cuento de Buda... demuestra lo contrario. Y, es raro, pero siento que tiene razón. Y que también es lógico, pues... el hecho de sentirnos enfadados no cambia lo que somos. Habría que saber qué somos pero como ya me estoy "rayando", mejor me dedico a mis piratas,... jajajaja.
Que tengáis buen día!!!! lleno de paz y felicidad!!! (y colorines)
^_^

3 comentarios:

Victoria Tsuchiya dijo...

Este post me ha recordado a esta frase: "no te confundas entre mi personalidad y mi actitud. Mi personalidad tiene que ver con quién soy yo y mi actitud depende de quién eres tú".

Nelly dijo...

uy, esta frase es muy buena, ¡¡la voy a twittear!!! Con tu permiso- Victoria-San.

*beso*!!!!

Victoria Tsuchiya dijo...

Permiso concedido... ¡Compartir es vivir! jeje

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises