V de Vendetta, Alan Moore y David Llyod.

Hoy, que el mundo es... terriblemente gris e injusto a pesar del verano, voy a hablaros de este comic de vengador. ¿Y por qué es injusto y gris? diréis. Por nada, porque la alcaldesa oye rumores, esta enfadada, y soslaya mentiras dichas por gente en la que confía... ¡¡Porque mentir alguien miente, o unos u otros!!
Y es que no se puede confiar. 
Dicho lo cual, vamos a esta historia tan oscura como mi cabreo de hoy.

V, de Vendetta cuenta la historia de un futuro (ya pasado) pero con guerra nuclear de por medio, en Gran Bretaña. Asustados por los acontecimientos, los ciudadanos votan un régimen fascista y así comienza un reinado del terror, basado en una mentira, y que tiene como protagonistas a los pobres infelices ciudadanos acostumbrados a su vida gris y anodina. 
La autoridad en vez de defender, abusa, ese es el contexto social.
Una noche oscura, una joven de dieciséis años, Evey.... (esto ... ¿¿se llama Evey, casi como yo?? sí, se llama Evey...) bueno, como os decía, esta mujer es rescatada por un lunático enmascarado bastante teatrero, que no tiene otra cosa que hacer que llevarla a un inesperado concierto en el que hace saltar el palacio de Justicia por los aires.
Mira, esa escena sí que la haría yo hoy. 



A medida que avanza esta novela gráfica, llevada al cine en 2006 por los hermanos Wachowski, nos enteramos que el personaje principal procede de un campo de prisioneros en el que estuvieron haciendo determinadas pruebas a cada cuál más inhumana.
Pero la trama central del comic, así como del libro, es en buena medida la transformación de Evey. Porque aquí, nuestro lunático amigo, decide un buen día liberarla de su temor, con un proceso que si en el film ya parece un poco fuerte, en el comic no os podéis ni imaginar. Que en verdad es lo mismo, sólo que odias más al protagonista.
Algo a destacar del comic, dividido en dos tomos o tres según la edición, es la originalidad de los encuadres del protagonista:

Si alguna vez habéis dibujado comics, cosa que he hecho en alguna ocasión, o story boards, o lo que queráis, es posible que esta escena os llame la atención. Y si no, seguro que también. Mirad qué precioso punto de vista. Y el cómic está lleno de ellos. Son escenas... que no te esperas. De transición. Encarnadas todas por el personaje principal y, a mi parecer, muy originales. Por el encuadre. 
Una de las grandes maravillas o ventajas que tiene el arte, es -si lo creas-, que comunicas tu mundo interior y diriges al resto hacia él (desde la perspectiva que tú quieras, como el contrapicado del autor). Y si eres el observador, lo bueno que tiene el arte es que te sorprenda. Y que te de otros puntos de vista. No que te revuelva el estómago, como decía algún artista moderno de los que yo miraba con cara de... "Eeeeh, tío, siguen siendo un montón de cajas apiladas, te pongas como te pongas y por mucho que haya costado el evento..."

Uy que cabreo tengo hoyyyy.... jajajajjaja

Internautas, os recomiendo el cómic. Tiene gran calidad. Si os ha gustado la película, el libro es igual.
Un salu2!!
Nelly

2 comentarios:

Pantagruel dijo...

En realidad, si les ha gustado la película (Natalie Portman rapada... por Diox... que más se le puede pedir esteticamente?) el comic es MEJOR.

Más complejo y más duro emocionalmente.

Nelly dijo...

sí que es mejor, mucho más complejo y con más miga. Por cierto, Panta, te debo una entrevista, ;) mañana me pongo con ella, no creas que me olvidado, perdona el retraso.

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises