Primeros días de Cui-Cui en casa.

Lo estoy viendo venir,... se va a quedar con ese nombre.
Para los que sentís curiosidad por las cobayas, un par de apuntes. Son terriblemente asustadizas (nada que ver con Max), y parecen peluches. No sé si se parece más a un peluche o a un furby pequeñito. ¡Son diurnas! ¡Bien! eso me encanta. Como se asusta tanto, lo que hago es entornar la puerta del cuarto en el que está, para que oiga ruidos pero lejos. Ayer salió a comer un poquito por la noche, yo asomé la cabeza, se quedó quitísima y de repente ..... brrrruuuuummmm, estampida, salió como un rayo hacia su casita de madera. No sé qué hacer para que esté menos asustado.
Y otro apunte: comen heno. De pequeñitos comen heno + pienso.


Y cuando oí "heno"... no se me ocurrió pensar que era el mismo "heno" de la "fiebre del heno", que cada primavera me da alergia. Noooo... hasta que... al abrir la bolsita empecé a notar un picor en la nariz y un atchús, atchús, atchús... jajjajaja, ¡no me da alergia la mascota pero me la da su comida, tiene gracia!




¡Por cierto, se están celebrando las Jornadas Abretelibro y he conseguido la tarjeta de un agente literario que me ha pedido que le mandé una sinópsis! ¡¿no es emocionante?!

POR VIOLETA.
Al pobre Cui-Cui, que se ha quedado dormidito en mi regazo antes, casi le da un ataque al corazón cuando lo he puesto en la librería para sacarle una foto. Lleva toda la tarde haciendo ruiditos, ronronea, y hace cui-cui-cui-cui. Suena como un pato de esos de baño, cuando lo aprietas. Como no sé porqué llora, de momento me mantengo a una prudente distancia.Compruebo que no le falte agua ni comida.




POR JANENDRA.

Este bicho exótico, la cobaya roseta, es una pasada. Muchísimas gracias por la guía. Es un animal extraño, y resulta difícil saber qué esta diciendo en cada momento. He decidido llamarlo "Aristóteles Cui-Cui", como sugirió Janendra. Queda genial, es super gracioso, y cuando ande por la casa le llamaré Cui, que es más similar al ruido que hace y resulta cariñoso. Eso sí, es raro-raro. Ahora entiendo porqué Violeta dijo que era "exótico". Los amigos/compañeros/vecinos del otro lado del charco que lo han visto me dicen: "uy, pues en mi país se comen". Es una especie de conejo de la selva, jajajajja... mola mucho, de verdad.

5 comentarios:

Violeta dijo...

Y esa foto de Cui-Cui? Queremos foto!!! Lo de miedosa, es hasta que se haga a ti....
Un peluche, sí señor!!!!

Janendra Cien Pájaros dijo...

Aristóteles Cui Cui es un nombre estupendo. Yo aprendí con las mascotas a no limitarme con los nombres y es así como mi gato Elio terminó con 17 nombres, todos importantes y significativos. A veces se los digo todos mientras subimos las escaleras y él me mira con cara de ronroneante amor y orgullo.

En la casa tenemos un cobaya que se llama Quick, tiene bastante tiempo con nosotros y es muy sociable. Yo la tuve un tiempo cuando era pequeñita y me tocó sociabilizarla, entre más te vea, y te oiga que le hablas, más fácil se acostumbrará a ti. No es que le metas la mano y la sobetes cada tres minutos, es que te vea, te oiga y entienda que la comida viene de ti. Cuando llegaba del trabajo lo oía reclamar por mí desde las escaleras. Luego se fue con mi sobrina que lo volvió un consentido sin remedio, escapista, mordisqueador de zapatos y todo lo que encuentre. Sus verduras favoritas son lechuga y pepino, detesta la calabaza y las acelgas, y si puede se zampa las wiskas del gato. Hay un pequeño truquillo para que se sienta cómoda cuando la cargas, siempre debes asegurarte de que sus patas tengan soporte todo el tiempo, ponle una mano bajo las patas para levantarla y estará más cómoda. Si siente las patas al aire se pondrá nerviosa.

Aquí tienes una guía muy completa que te caerá bien: http://www.chiquitoweb.com/cobayas/guia-de-cuidados/guia-de-cuidados-basicos-del-cobaya.pdf

¡Saludos!

Nelly dijo...

Ah, muchísimas gracias, Janendra. Especialmente, por lo de la mano cuando la sujeto. Una cosa que me había llamado la atención es que si la levantas se agarra a ti como si le fuera la vida en ello. Y debe ser lo que dices tú, si las patas las tiene en el aire las mueve como un remolino. Sin embargo ayer, quizá un poco por instinto, probé a poner una mano como "base" para ella, como suelo, (Cui-Cui cabe entero en la palma de una mano) y se quedó quietecito y mucho más cómodo.
Gracias por los consejos y por la guía.
La lechuga no la quiere, aunque la huele, debe ser porque es chiquitito. Pero ayer lo tenía en brazos y le acerqué un pimiento rojo, ¡y no veas con qué ímpetú empezó a mordisquearlo! Hacía gracia ver el entusiasmo que le ponía.

Nelly dijo...

¡¡¡OYE LA GUÍA ES FANTÁSTICA!!!!

Janendra Cien Pájaros dijo...

Esa guía es genial. Me encanta la parte de los sonidos. Ahora si entenderás lo que Cui Cui te dice. ¡Tiene las patitas de distinto color! que chuledad *-*

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises