Sobre "la felicidad"

Es posible que hayáis oído alguna vez la frase: "No dejes que tu felicidad dependa de fenómenos externos".
Yo la he escuchado mucho. "No puedes dejar que tu felicidad dependa de los demás".
Sin embargo, había algo innegable en la vida que me impedía afirmar otra cosa. Y esto era que, por ejemplo, si sales a la calle por la mañana y alguien te da un pisotón, te duele, y te quejas y no eres feliz; sin embargo, si al salir a la calle por la mañana alguien te regala una flor o un ramo de margaritas: sonríes y estás contento, y entonces sí lo eres.
Con esta realidad constatable, mesurable, y científicamente comprobada ¿cómo pueden otros afirmar que la felicidad depende de nosotros mismos?, me preguntaba. Está claro que depende de fenómenos externos...

Un día hablé de esto con el Muso del blog. 

Flores by Nelly
Y debió notar lo pérdida que estaba porque luego vino a recomendarme un libro. El ejemplo que le puse fue: "si yo al tomar café con mis amigas soy feliz... lo que me hace feliz es el café (y mis amigas), luego por tanto.. es algo externo a mí". Es más, había diseñado un experimento y el resultado era siempre el mismo. Factor externo = Resultado. (Mismo resultado)
El Muso, sabiamente, contestó: "Por tanto si quieres ser la mujer más feliz del mundo deberías comprar todo el café del mundo". Y yo, refunfuñando, contesté que era un hecho comprobable, mesurable, científico e irrefutable que cada vez que iba a tomar café es que era feliz. Por tanto, era algo externo a mí lo que traía la felicidad.

Ya os digo que estaba muy pérdida...

El dilema de la felicidad me acompaña desde pequeña. De hecho, un compañero de colegio me dijo que daba la sensación de estar buscándola, pero que no lo a acababa de atrapar. Y es cierto, dichosa felicidad, ¿dónde está? ¿Por qué no podemos ser felices siempre? ¿¿¿quién diseña un mundo en el que no ser feliz siempre??? 

Bien. Entonces el Muso me recomendó un libro.

(Luego os digo cuál, no seáis impacientes). Lo primero que pensé es que el libro daría una definición de felicidad. "Felicidad es... " y yo pensaría: conforme, no conforme, o indiferente. Es decir podía estar de acuerdo, no estarlo o bien ser un concepto tan complejo que no lo entendería y por tanto sería neutro y ya está, pues no habría manera de asimilarlo a mi vida cotidiana. Estaba preparada para cada una de esas tres situaciones.

Para mi sorpresa, lo que descubrí en las primeras páginas del libro es que no había una definición clara de felicidad a la que aferrarse. Es decir, me encontré con frases tales como: "Aristóteles decía que la felicidad es....", "pero Platón contestaba que en verdad es...." y un científico dijo que realmente es esto otro....., y otro hombre afirmaba que.... Cada cuál con una versión distinta. Y hablo de figuras históricas muy relevantes.

"Si ellos que eran tan importantes e inteligentes no se ponían de acuerdo, entonces a lo mejor es que nadie sabe lo que me estoy preguntado, o puede que cada ser humano tenga una respuesta diferente", pensé, "¡desde luego la Humanidad lleva siglos preguntándose estas cosas...!" Y cada referente histórico del libro daba  una versión. Gente muy lista, muy inteligente y con mentes brillantes...no se ponían de acuerdo sobre el concepto. Hay quién afirma que la felicidad en situaciones difíciles no puede darse (nombra filósofos). Otros dan testimonio de lo contrario (nombra supervivientes de catástrofes y guerras). Grandes científicos afirman tanto que existe, como que no. Resulta asombroso. ¡No hay acuerdo! Algunos incluso la negaban por completo. La felicidad no existe. Hala, fin de la búsqueda, ja ja ja...

A la altura de la página ochenta y poco, el libro da una definición de felicidad menos sutil y más clara (si bien es cierto que antes ya diferencia felicidad de placer, o comenta ampliamente la idea que los budistas tienen de felicidad, pero al margen de eso, a la altura de la página ochenta y tres, sino me equivoco, habla de "una conciencia profunda de la vida". Es decir: estar presente.)

Y no me refiero a: sí, yo estoy, ¿ves? aquí, justo aquí. Sino a la presencia que se puede lograr a través de la meditación. Es difícil explicarlo, sería una especie de forma de estar en el presente, de comprender la existencia misma y los acontecimientos que te pasan. Desde el punto de vista práctico (ya sabéis que medito) comprendí a qué se refería... vislumbré la idea de "shuka" o felicidad que da el libro pero pensé:

No lo comparto. No comparto esta definición.

Veréis, pensé: es un libro budista. Es normal que los budistas me digan que la felicidad es... estar presente. Y aún sabiendo a qué se refiere... no sé yo... ¿si estás presente en el dolor eres feliz? Esa es la parte que no llevo bien... entiendo a qué se refiere. Lo entiendo. Pero una felicidad separada del placer me resulta... confusa. No sé si lo llamaría felicidad. La gente que irradia enfado y me dice: "¡pero yo soy feliz!" me da la sensación de que pretenden tomarme el pelo. Considero que la felicidad se proyecta, a tu alrededor la gente la nota, y si yo estoy notando enfado... no creo que eso sea felicidad. Tampoco creo que puedas sufrir y ser feliz a la vez (y es de estas cosas que tampoco deseo averiguar...)

Pero leyendo esos párrafos del libro y de un modo totalmente inesperado, de repente me di cuenta de una cosa. Algo científico, mesurable, lógico, y tan cierto como la verdad de la ciencia más básica. Vamos, que me di cuenta de algo y no hay marcha atrás en ese cambio de pensamiento... (Ya en un curso de coaching habíamos hecho un experimento que consistía en preguntar ¿para qué? y ¿por qué? hasta que todos los asistentes llegamos a la misma respuesta: para ser feliz.  Lo que constata el hecho de que todos buscamos ser felices. Si bien cada uno de un modo diferente)....

Comprendí entonces, leyendo el libro, que me había pasado por alto una cosa con el tema de la definición de la felicidad. Cada una de las veces que la había sentido (volviendo de la compra, fregando los platos... dando un paseo, tomando un café o, justamente en aquel instante, leyendo) había una cosa en común en todos esos momentos que no había percibido de modo consciente hasta entonces: la ausencia de exigencias hacia mi misma. O, dicho de otro modo, estaba en paz. 

No es que tomar un café me hiciera feliz, es que me iba a tomar café porque me decía a mi misma que me merecería un descanso y durante ese periodo no había "deseos" que satisfacer, ni exigencias auto impuestas que cumplir. No pensaba en nada mas que estar en el momento presente tomándome un café con mis amigos. Y como el hecho observable era el café, pensaba: lo que causa felicidad es la compañía de los demás. 

Y allí, sentada en mi sillón favorito, leyendo, me di cuenta de una cosa tremendamente importante: estar en calma no es algo externo, es una actitud mental. Por tanto, si es una actitud mental, ¿puede provocarse o favorecerse la felicidad? Imaginaros, sabiendo que lo que me da felicidad es la calma.. ¡¡¡si me regalo calma a mi misma voy a ser la mar de feliz!!! ¿Funcionará? ¡Tengo que probarlo!

¡¡Todo un descubrimiento!!

Entonces me dije que debía comprobar si esta nueva idea encajaba en todas las experiencias previas de felicidad. Y, ciertamente, los momentos de felicidad eran momentos de paz conmigo misma. Es decir, todos o casi todos resultaban del intervalo en el cuál había logrado un objetivo y todavía no se había presentado el siguiente. Esos momentos, eran felicidad. Por supuesto también era felicidad (o es, para mí) sentir alegría, o contento... pero esa felicidad de "porque sí", que te viene a veces sin ningún motivo aparente, procedía de la paz conmigo misma.

De ahí que fueran tan variopintas y sencillas las situaciones en las que la siento: escribir un domingo tranquilamente en casa, tras haber visto una buena obra de teatro. Descubrir que tu pareja te ha comprado comida para llevar en un restaurante y te propone ver un DVD... en paz, en calma. Entregar un manuscrito y decir: ¡voy a darme 2 días de descanso!

Todos tenían que ver con momentos inesperados de no esperar nada. No era, por tanto, el café lo que me hacía feliz, sino la actitud mental con la que iba a tomarme un café. ¿No es asombroso? 

Ahora me diréis que ya lo habíais descubierto en vuestras vidas pero con otras versiones y causas. De todos modos, os diré una cosa, sigo pensando que la importancia de los factores externos es grandísima. No puedes ser feliz si te enfadas y si llueve el día de tu boda lo más probable es que te enfades. O si te cancelan tu programa favorito. ¿No creéis? No sé... 

Pero, desde luego, omitir, obviar o desatender el proceso cognitivo interno de una persona a la hora de buscar la felicidad o tratar de meterla en un frasco (jajajajaj!) para poder guardarla en la alacena para los días de lluvia, tampoco es una buena solución. 

Salu2!!

Posdata: el título del libro es "En Defensa de la felicidad" (Matthieu Ricard) 


4 comentarios:

David Hernando Arriscado dijo...

Muy buen post e interesante. Hay una estrofa de una canción que me gusta mucho que viene al pelo y dice así: "La felicidad me está diciendo que hoy no soy feliz..."
Estoy bastante de acuerdo en lo que comentas.
Creo que a la hora de ser felices hay que ser egoístas(sanos), pensar en uno mismo. Me explico. Para mi es la única manera de ser feliz y dar la felicidad a los demás al 100% de ti. Si tu eres feliz tienes mas posibilidades de hacer felices a los de mas. Vamos un 2x1 jaja.
Estar en calma como bien has dicho, contigo mismo y con el exterior, es esencial para ello. Que decir que la meditación ayuda mucho, eso ya lo sabes.
Yo soy feliz cuando ante todo mi mente se calma, se ordena y se organiza todo en mi cabeza.Y haciendo todo lo que me gusta hacer en mi vida, estar con amigos, leer, dibujar, etc.
El exterior me influye y asi lo quiero, pero comenzando siempre por el interior. De otra manera sería imposible estar bien conmigo mismo.
Me ayuda mucho el no ser rencoroso, en apenas enfadarme (pues para ello hay que hacer un curso jaja) en fin, me ayuda mucho la actitud que tengo y que he trabajado, por que hay cosas que se trabajan si no te gustan de ti mismo.
He empezado con una estrofa y cierro con el titulo de una pelicula, que si no la has visto te la recomiendo.
"En busca de la felicidad" muy buena peli.

Saludos Nelly!!

Nelly dijo...

jajaja! Sí, de En Busca de la Felicidad recuerdo lo de... "Dos preguntas, ¿qué hace? y ¿cómo lo hace?" jajajaja. Gracias por tu aportación, Davidel! ^_^

Anónimo dijo...

Me han parecido muy interesantes tanto tus indagaciones y como tu aproximación a la idea de felicidad.
Ahora, con tu permiso, vayamos con los peros.
Creo que confundes estar en paz con estar tranquila. Puede que no, no lo sé, solo lo señalo. Estar tranquilo surge de una comparación, se podría decir que estar tranquilo es igual a no estar nervioso. Si no comparas, simplemente estás como estás. Eso sí es estar en paz: Estar como estés y no tener problema alguno con ello. Esto también es estar totalmente en el presente, lo que implica no comparación con el pasado. Si estás totalmente en el presente, no tienes el pasado contigo, así que no tienes nada con lo que comparar. Así que, como conclusión: estar en paz y estar en totalmente en el presente, es lo mismo.
Entiendo lo que dices del sufrimiento, pero aplica lo mismo (no como una idea sino como un hecho): si tu sufres y no comparas con momentos en los que estabas bien, si no comparas con nada en absoluto, solo existe lo que sientes, nada más. Entonces estarás en paz con el sufrimiento y podrás abordarlo para ponerle fin.
Espero haber ayudado.
Ánimo; no dejes de indagar.

Nelly dijo...

Bueno, desde luego me has aportado una información nueva que he tenido que leer dos veces. Para mí "en paz" y "tranquila" es lo mismo. De hecho, acabo de leerte y veo que no lo es. Ahora estoy hecha un lío. Para estar tranquila,... para esta en paz....
Necesito leerte una tercera vez.
Dices que no comparas...
Pero, ¿seguro que basta con estar presente para ser feliz? yo... pensaba que la felicidad era otra cosa
(hoy estoy un poco agitada así que... mañana te voy a leer otra vez) porque tengo un cacao mental... jajajjaaj
MIL MILLONES DE GRACIAS POR APORTAR.

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises