Un conejillo de indias travieso...

cobayas.org
Hace casi diez meses encontré un anuncio de una familia que tenía tres conejillos de indias pequeñitos y no podía encargarse de ellos.
De los tres, había uno como el de la foto, con un antifaz negro y marrón, las orejas negras y la nariz blanca (es parecido al de la foto solo que al ser mestizo tiene el pelo del lomo más largo, de hecho, ¡¡parece un plumero!!)
Me encantó. Así que adopté al animal. De pequeño tenía un ojo de cada color pero ahora son marrones, como el de la foto. 
Una de las cosas fantásticas de los conejillos de indias es que "hablan". De hecho, hablan mucho.
El que vive conmigo se asusta con facilidad. Primero se esconde, y luego sale y pregunta. Y pregunta de verdad, dice ¿cuí?. Con interrogaciones y todo. 
Pero lo normal es que se asuste. Hay una amiga con la que sale a curiosear pero... si te acercas se esconde. Sin embargo el otro día pasó algo muy curioso. Tengo otra amiga con mucha mano para los animales. Así que cuando quise presentarle al conejillo este salió, a husmear, y bueno, le llamé. Al final acabó saliendo, como no podía ser de otra manera, porque es curioso como el que más. Y mi amiga se acercó más a la jaula. 
La abrimos y le di de comer. Veréis, se deja acariciar y es un mimo, en serio, es una cobaya mimosa. Pero tiene mucho miedo. Mi amiga me dijo "paciencia". Y de pronto, dice:
- Voy a hacer algo que te va a sorprender.
Y veo que mete la mano en la jaula... y coge al conejillo de indias.
Al animal se le quedó la misma cara que a mí. La misma que la primera vez que fue al veterinario. Pero... no se asustó. Yo ya sé que si lo coges primero refunfuña un poco porque no le hace demasiada gracia pero en seguida se calma. Mi amiga lo cogió, y lo acarició. Y a los diez minutos estaba tan pancho comiendo y pidiendo mimos. Es la primera vez que alguien se gana su confianza tan rápido.
Vaya con la cobaya.

Más cosas curiosas de ella. Si me ve comer, come. Lo tengo comprobado. Me parece muy gracioso. Pero hubo un día que casi me da la risa. Me senté a meditar. Es una técnica de relajación estupenda (y ojalá supiera más...) y cuando abro un ojo, veo al conejillo, con la boca en el bebedor de agua, inmovil. Pensé que me tomaba el pelo. Pero estuvo así, quieto cual estatua, quince minutos. Pensé, ¿¿¿qué puñetas haces???

Lo mismo con la televisión. Yo pensaba que no la veía. Es tan pequeño. Pero el otro día estuvo media hora mirando a Pi en el océano perdido y solo. Y también le interesan las visicitudes de la señora O´hara...

Más interesante todavía fue el día del partido de futbol con un tomatito cherry. Me dio por picar a la cobaya (lo sé, soy mala) jugando con un tomatito cherry que ella me intentaba quitar. Cuando lo conseguía (porque a pesada no le gana nadie, no he visto ser más insistente y gracioso), como el tomate rodaba por la afombra, jajajja, ¡¡no lo podía morder!! Y yo ilusa de mí pensaba que estaba jugando yo con ella, hasta que por despiste se hizo con el tomate que movía cual futbolista por el suelo con ayuda de su nariz y, al ver que yo no lo recuperaba, se apartó tres pasos de él, me miró y me dijo: "¿cuí?"

Y ahí pensé: ¿¿estoy jugando yo con ella o ella conmigo??

Si ve que te vas, llora. Lo cuál es bueno porque sino me olvidaría de echarle de comer. Y si no le haces caso... porque hubo un día que estaba ordenando facturas y no le podía hacer caso. Más que para decirle "quita!". ¿Sabéis que hizo? Pues sí. Se comió una factura. Salió con ella corriendo y cuando la recuperé el pago de la luz de ese mes era "Mordisco y cinco euros".

Como sabe que ese es el truco la siguiente vez se comió uno de mis libros. (Ahí me oyó gritar...)
Pero como mascota, es genial. A diferencia de los hámsters que no paraban de explorar, el conejillo tiene su territorio y de ahí no sale. El mío se asusta fácilmente pero luego es un mimoso. Y habla. Y también medita.
Creo que son cualidades poco habituales.
Saludos ;)
Nell.

2 comentarios:

Victoria Tsuchiya dijo...

Qué cosita!! Kawaii!!

Nelly dijo...

jejejeje ^_^
Es un trasto.
¿Qué tal por la tienda?

Besos,
Nell.

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises