Historias de aventuras,...

Una de las escenas más divertidas y simpáticas de esgrima que he visto (y más tarde leído) nunca es esta:



Claro que la película entera es una maravilla. Desde Bylli Crystal diciendo "Sois la Brigada Brutal", a la parte de Vizzini (¿habéis oído hablar de Platón, de Sócrates?... unos incultos...) jajajaja.

Si hay otra que me encanta es esta que pongo a continuación, porque si os fijáis en los diálogos refleja perfectamente quién es cada uno. De hecho, en esta escena me encanta Norrignton. Es noble. Luego los guionistas se cargan a los personajes pero en esta primera película... bueno, yo salí del cine con muy buen sabor de boca y eso que no se preveía que fuera a ser un éxito (la película se estrenó ese verano y arrasó. Leí en una revista que los productores estaban sorprendidos, no esperaban tanto) Otra de las cosas grandes de la escena es lo de "la única regla que de verdad importa es esta: lo que un hombre puede hacer... y lo que no puede hacer..."



Los libros y las películas están cargadas de frases extrañas. Como esa vez que Aslan el león le dice a Lucy: "las cosas nunca suceden de la misma forma". Fíjate, ahí tienes una gran verdad escondida entre los párrafos de un libro infantil. No tengáis miedo a equivocaros, las cosas no ocurren igual, nunca, jamás, siempre son un poco diferentes. Eso es lo grande de la literatura. Que lo dejan caer así, como si nada, para el que lo recoja.
Y hablando de esa saga, ya os habré contado que fui al cine a ver la película, la primera... y cuando salió el león... dónde había visto yo ese león.
Había leído el libro y no me acordaba.
Pero no ese, el primero, justamente. Recordaba la sensación que me producía Aslan, una sensación familiar y lejana, pero no sabía porqué. Fue algo raro ver en cine a un personaje que has imaginado de pequeña pero que no recuerdas. En serio, fue raro. Además, no recordaba esa historia en particular, sino un cuadro al que entran unos niños. De hecho, recordaba la frase del libro (es aproximada) "todos los niños tienen un mundo imaginario pero XXX y XXX lo tenían de verdad..." Algo así. Esa frase y la Isla en la que se cumplían los sueños. Recordaba eso porque todos los marineros salieron huyendo (por las pesadillas) Recordaba la voz del narrador de la historia. Pero sobre todo me acordaba del león... cuando eres pequeña y lees algo de un personaje así... Era una especie de ser estupendo que se dedicaba a ayudar a todos. Y además era fuerte. Qué puñetas, me encantaba Aslan. Todos lo buscan, se le echa de menos durante toda la historia.
Investigué. Y voilá:

Ahí está el dichoso cuadro, jajajaj. La pelí no me gustó, ni me acuerdo. Pero me encantaría tener el libro.



Respeto muchísimo a los autores de juvenil. Me parece un género lleno de posibilidades. Infinito ^_^. La mente de los niños es estupenda. (y de algunos adultos también)
Saludos!!
Nell. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hubo un momento en mi vida en que me di cuenta que la única literatura que merece la pena es la LIJ, en las otras te meten basura de un modo u otro, ésta suele ser limpia, amena y divertida.
Tengo cerca de los 40 años y soy fan de LIJ

Zazou Bibliomaniaca dijo...

Me quedo con La princesa prometida, con su trama satírica, sus diálogos chispeantes y toda esa magia más que divertida. Tan buena como el libro.
"Me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir..." En mi memoria histórica perdurará por siempre. ;)

Nelly dijo...

Sí, el gran Íñigo Montoya... el actor reapareció en algunos capítulos de Mentes Criminales. Verle tantos años después,... le reconocí por el gesto que hacía con los labios.
Si lees el libro, la parte de Buttercup y su enamoramiento es buenísima.

"Debían de ser sus dientes" jajajajaja
Y lo de "no había hablado porque si lo hacía, ...." jajaja, qué bueno es.
Celosa como ella sola.

Saludos,
Nell

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises