El jardín...

Ayer me compré un jacinto blanco. Según la mitología griega esta flor la creó Apolo y, además, simboliza la "prudencia", la elegancia y la sencillez.
No tenía ni idea cuando lo compré, jajajaja. Me llamó la atención y sé que la flor huele mucho, así que casi es un ambientador. Esta a puntito de ponerse así como el de la foto.
Esta planta viene a unirse a las que ya tengo en el jardín, a saber:
Una orquídea violeta, un "poto"una palmera pequeñita (como la que había en casa cuando yo era pequeña), y las flores de exterior.
Al ir a buscar la maceta para poner el jacinto, me pasó una cosa curiosa. Veréis, tengo una dalia un poco escuálida, y es una flor que me gusta mucho así que a ver si crece. Tengo una tomatera (¡¡da tomatitos cherry!!), que es la envidia del vecindario.... tengo unos cuantos aloes y hace poco he plantado tulipanes...

Y aquí viene lo raro. De los tres tulipanes que me trajeron de Ámsterdam, planté dos. Uno de ellos ya asoma de la tierra diez centímetros y está a puntito de sacar las hojas,... o algo. El otro, sigue igual que hace dos meses. El tercero, por aquello de reservar uno, lo dejé dentro de la maceta que ahora estaba buscando, sin tierra.
Ni mucho menos agua, claro.
Bueno, chicos, pues cuando abro el armario y saco la maceta... ¿qué me encuentro? un tulipán con tallo y raíz... que ha crecido por misterio. Tras preguntarme un buen rato cómo una planta sin nada podía crecer más que otras en tierra, con solecito y cuidados... llamé por teléfono.
- Pues claro.
- ¿Pues claro? Yo no lo veo lógico.
- Es que ése tulipán tiene toda la fuerza y energía que debe de tener.
- Sí, ya, pero no tiene agua. Ni tierra. ¡¡Le ha dado por crecer sin tener las condiciones!!
Y ahí se me encendió una bombillita, jajajajaj.
No tiene que ver con el tulipán (ahora plantado junto a la dalia, con tierra, sol y abono). Tiene que ver con nosotros mismos. Tengo un tulipán que no ha crecido, a pesar de la tierra, el abono y el sol. Tengo otro que "asoma tímidamente la cabeza", tratado con los mismos cuidados.
Y tengo uno que sin nada se ha lanzado a la aventura de crecer, ¡¡SIN TIERRA, SIN SOL, SIN AGUA!! dentro de un armario...
Si alguna vez estáis tristes, pensad en éste tulipán, jajajjajaja, ¡el sí que tiene ganas de enfrentarse al mundo!
La moraleja es que no se trata de las circunstancias, se trata de cómo nos tomamos las circunstancias y lo que decidimos hacer con ellas.
Saludos,
Nelly.


2 comentarios:

Issabella dijo...

Es maravilloso esto que narras, puede animar y sacar alegría a alguien que se sienta víctima de las circunstancias, tienes una manera encantadora de ver la vida, que siempre la conserves. abrazos!

Nelly dijo...

Sí, la verdad es que a veces se pueden extraer pequeñas lecciones de filosofía de las cosas más simples que nos rodean, ^_^ me alegro MUCHO de que te gustara la entrada, Issabella. Bienvenida a esta pequeña ciudad virtual!!!!!
Espero leerte mucho.
Besos,
Nelly.

Publicar un comentario

 

 

 

Creative Commons License
contador de visitas para blogger por paises